Durmiendo en la bañera

 

 

IMG_6260.JPG

 

Un dulce despertar no iría relacionado con este post.
Si queréis los detalles morbosos del porque acabé despertando en la bañera vamos mal. Solo diré que eran las 5 de la tarde de un domingo.
Lo único bueno de despertarse allí es que cuando abres los ojos puedes abrir el grifo y espabilarte de golpe. Da igual si vas con o sin ropa, el agua todo lo purifica. Tiene que ser agua fría por eso, que jode más. Va resbalando por el cuerpo arrastrando con ella todo lo malo, todo lo que te hace sentir incómodo o cansado. Pero a la vez te pega mas en la piel todo lo que no puedes ni debes olvidar…
Tampoco os penséis que el agua de la ducha hace milagros, limpia cuerpos, pero no almas. Así que si la cagaste mucho anoche no habrá ni suficiente agua bendita ni jabón desinfectante que te salve.

¿El hecho de estar a punto de llegar a las 10 mil visitas se me ha subido a la cabeza? Bueno, las visitas no, mas bien la celebración. Soy fan de celebrarlo todo. Y estas visitas se merecen muchos brindis, ya que detrás de cada visita y cada comentario estáis vosotros. (Atención empieza el Modo cursi ON.) ¿Como puede ser que me ponga nerviosa y no sepa que escribir cuando se trata de dar las gracias? Este cachito lo he dejado para el final cuando he escrito el post, se deja para el final lo más difícil, lo que me cuesta más que es a lo que le doy más importancia.

Esta semana es muy probable que este blog y sus locuras lleguen a 10 mil visitas simplemente porque vosotros habéis querido que sea así. Y me alucináis, y podría daros las gracias muchas veces (y hacerme muy pesada) porque me hacéis feliz, porque me escribís cosas preciosas, porque no soy yo quién demuestra fuerza, sois vosotros quién me la dais. Me alegro cuando os encuentro y me decís que seguís este blog, y me quedo sonriendo con cara de tonta y no me sale nada más. Si, ahora también estoy escribiendo con cara de tonta, quizás porque es la que tengo. Dejadme que lo diga una vez más por eso: GRACIAS 🙂 (este gracias va acompañado de un aplauso y un chillido histérico.)

Volviendo al lío…

Antes de ayer salí con una de mis más antiguas amantes, La Noche. Supongo que muchos de vosotros la conoceréis, habréis tonteado con ella e incluso le habréis metido mano…
Ella, me fascina, desde hace años. Cuando ella lo invade todo de negro sabes que todo es posible, todo puede pasar. El día es racional, la noche no, supongo que eso es lo que me atrae de ella.
Te seduce, te hace consumir pociones mágicas que te transforman a ti, que transforman tú realidad. Brebajes que está mal visto ingerir antes de que ella llegue, ¿y por qué? por educación, la debes de esperar, se cortés, hazla sentir especial y ella te compensará.
Pero querer a alguien no significa no darse cuenta de sus “defectos”. Si señores, ELLA también tiene defectos, bailar con ella es caro, y la factura puede ser muy elevada, como acabar despertándose en bañeras.

La cara de zombie, los ojos pegados, la boca seca y las lagunas. Esas enormes lagunas donde podrías ahogarte durante todo el domingo. ¿YO HICE ESO? Son unos de los pequeños recuerdos que te quedan de La Noche junto con morados en las piernas, carteras vacías y llamadas en el móvil.

Y todo empezó a desvariar en la reunión de Princess. El punto de partida y el de regreso. Son las Princess las que te ayudan a encajar las pocas piezas que quedan de tu dignidad nocturna, menos cuando ellas las perdieron más que tú.
Es posible que después de contar esto muchos me veáis distinta, pero “Hoy quiero confesarme” como diría una que yo me sé. Las reuniones de Princess se hacen por la tarde, con un café en un bar un poco cutrillo, (para decirlo finamente) allí nos encontramos las componentes del grupo de Whatsapp llamado Princess. Pero lo mejor es el tema que nos une: debatir sobre Mujeres y Hombres y Viceversa. En este momento muchos de vosotros habréis dejado de leer, alguno apagará el ordenador y se ira corriendo a buscar un libro para contrarrestar nuestro pecado.

En el grupo secreto (que ahora ya no será tan secreto) hay alguna procuradora y alguna diseñadora gráfica… y a ninguna se nos ha diagnosticado ningún tipo de deficiencia. Así que si alguien está buscando una explicación que siga haciéndolo. Nosotras seguiremos debatiendo sobre tronistas musculados y ligeros de cascos con “leves” problemas a la hora de comunicarse con otros seres humanos que no sean de su tribu urbana. Si algún día asistimos como público lo contaré, pero ese será el apocalipsis del blog.

Es de entender que de esas reuniones no pude salir nada bueno, nada bueno para la humanidad, pero divertido para algunos pocos. La típica frase “Esta noche se sale” brotó de los labios de una de las Princess (cada vez que digo esto soy consciente de  lo mal que queda, pero esa es una de las gracias) y todas asentimos a la vez, como en las sectas, todas a una. Estábamos sedientas de confidencias, de romper normas y de seguir riéndonos de nosotras mismas. Se nos da demasiado bien.

La pregunta que suele aparecer inmediatamente después de esa afirmación es el gran interés sobre si habrá “copeo” o tendremos que mendigar por los bares. Copeos en los que unas bailan descalzas por el salón mientras muestran las carreras de sus medias, algunas piensan si esa noche aparecerá el tonto de turno o su futuro marido (que a veces suele ser el mismo) y finalmente salimos a las mil del copeo para acabar de fulminar en alguna discoteca y entonces es cuando aparece uno del copeo que te quiere cobrar por llevarte en su coche.

Y llegó el momento en el que me cansé de que niñas que no saben beber me pisaran cuando intentaban bailar, y en ese momento encontré a alguien. Sé que desayuné en el Bopan. Aunque ya no es lo mismo sin esa persona que intentaba (y lograba) robar bocadillos o croquetas del mostrador cuando el dependiente estaba disperso. No, no la echo de menos por desayunar gratis, es algo más profundo que eso.

Despedí a ese alguien que para mi no podía ser nada.

Algunos definirían La Noche como eso que pasa entre taxi y taxi. Uno es el que te lleva, normalmente con este no hay problemas, pero el que te tiene que rescatar de las garras de la demacración se hace de rogar. Demasiado.

Y cuando el agua de la lluvia empieza a salpicarte, y tú empiezas a soltar culebras por la boca diciéndole que aun no ha llegado la hora de tu baño, unas hadas madrinas te ceden un taxi y aprecias enormemente ese gesto de generosidad.

Te subes a la carroza y le das besos al taxista por salvarte la vida. Te quejas del dolor de pies por culpa de los tacones y recibes ese Whatsapp que culminará mi locura.
“Vente a mi casa, duerme conmigo.”
¿Dónde vamos señorita? Preguntó el taxista.

 

 

¿Por que cuando empiezas a ver la luz después de tanta oscuridad te sumerges en La Noche? Porque es cuando uno tiene que hacer lo que quiere y cuando quiere. Si me gustara jugar al parchís a las doce del mediodía en un parque también lo haría.

Hace tiempo que soy una superviviente, hace tiempo que celebro serlo:

“Todo esto es cierto
y lo voy a disfrutar
ya no estoy muerto
te lo voy a demostrar

Quizás mi espiritu borracho se caliente
y se ponga a bailar
desnudo entre la gente
dejarme llevar
sin más es lo que quiero
y es que ahora soy un superviviente…”  (Pereza.)

IMG_6257 IMG_6258

Anuncios

12 comentarios en “Durmiendo en la bañera

  1. No sé yo si las Pricess duermen en bañeras eh… lo tendré que consultar en el libro de normas, pero vaya, que igual te tenemos que expulsar del grupo aunque seas la mas bella…

    Felicidades por el exitazo de tu gramo de locura!

    Me gusta

  2. sí, yo también recuerdo haber tonteado con ella, mientras jugaba a camuflarme entre su negro manto. Es curioso, pero en su día, ella fue mi verdadera luz, como una especie de religión. Pensaba que todo eso había cambiado porque la noche había cambiado, quizás me equivoqué y fui yo la que cambié, o quizás se cansó de jugar conmigo.
    Al menos, me alegro que algunas sigan sacándole provecho, siempre con un gramo de locura.
    Espero que sigas disfrutando de ella muchos años más, siempre que te haga feliz, ella y los que la rodean.
    Un besito princesa!

    Me gusta

  3. Tanit, el blog creo k es un eito total….hablas de cosas k cualquiera se puede sentir identificada……yo estoy enganchada al como si de una droga se tratara…..
    Vive la noche a tope….cuidado con esas copitas y piensa VIVE ALEGRE Y A LO LOCO K LO BUENO DURA POCO ,,,,

    Me gusta

  4. Pingback: Psicosis | un gramo de locura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s