Qué festín

IMG_6654

Quedamos en una esquina para coger un taxi: una mexicana con bigote y pistolas, una hindú que no sabía andar con el sari, una china que llevaba la peluca en el bolso y que se había pintado la cara de blanco con ceras, y una cubana con un tupper lleno de fritura de malanga y un habano en la boca. ¿Íbamos a una reunión de las Naciones Unidas? ¿O acabábamos de fugarnos de un manicomio? No, siento decepcionaros una vez más, íbamos a una de nuestras cenas temáticas…

Aunque algunas han dicho que hacer cenas temáticas es de geriátrico o de viaje del Imserso, todas han querido participar en este evento surgido sin motivo alguno, bueno, sin motivo no, queríamos hacer el tonto y comer mucho y lo conseguimos. Luego comprobamos que casi todas llevábamos disfraces cedidos por la abuela de Silvia. ¿Que quería decir esto? Gracias Toñita!

Empezó la organización vía grupo de whatsapp:

-A ver, que cada una elija un país y que prepare un plato típico de esa cultura.

-¡Y nos disfrazamos también!

Después de hacer entender a algunas que Galicia o Andalucía no eran países sino comunidades autónomas y que no valían, intentaban colarnos: “Yo hago España pues” a lo que otra contestó:

-No, España no vale.

-Vale ya de tantas normas joder, yo no juego. ¿Y por que no se puede hacer España?

-Que yo sepa todas comemos comida española cada día… ¿Donde está la gracia?
Empezamos a hacer la lista de los países que habíamos elegido, finalmente. Pero lo mejor fue cuando una eligió Dinamarca. “¡Eh, que nadie me robe Dinamarca!” El doble check de whatsapp le hizo ver que todas lo habíamos leído pero nadie había contestado. “¿Alguna tiene disfraz de danesa?” Silencio incomodo otra vez. Finalmente alguien contestó: “Nos morimos de ganas por probar tu plato y ver tu disfraz…” (si, somos malas) después del bulling que sufrió cambió de país. Qué lastimica. También hubo el típico comentario de si una hacia Rusia haría ensaladilla rusa… También le hicimos bulling.

Al entrar en casa de Carmen (la casa que acogió el festín de las naciones) y ver a Casilda, su perra salchicha, disfrazada de Hot Dog ya me hizo entender que nuestra próxima cena sería en algún psiquiátrico y el dress code constaría de camisas de fuerza. Su otra perra, Leia, iba de Superman… Y la dueña de cheerleader, ya que había elegido EE.UU como pais.
Nuestros platos eran una sorpresa, nadie sabía lo que harían las otras (menos Silvia que es la confesora del grupo y guardaba todos nuestros secretos). La repartición quedó así:
Silvia INDIA : cocinó pollo tandoori (e hizo un tupper de pollito normal para mi ya que las especias y el Crohn no son muy amigos…)
Irene CHINA: la tía iba muy auténtica pero la comida fueron unos YATEKOMO (sopa instantánea con fideos) que nadie se comió…
Rosa ITÁLIA: pasta rica, rica, pero disfraz pobre, pobre (y lo sabes). Irene no paró de insistir para que se pintara un bigote pero no tuvo éxito.
Andrea ALEMANIA: kartoffelsalat fue su elección. Se compró el disfraz ya que no tenía ningún modelito alemán de fondo de armario.
Carlota EGIPTO: se fue al Mercadona a comprar hummus y se quedó más ancha que larga. Había ganado la anterior cena temática (que iba de tapas) y se le debió subir el éxito a la cabeza.
Belén MÉXICO lindo: nos conquistó con unas Desperados fresquitas, guacamole y queso con nachos y del asunto del dulce de leche no hablaremos, tranqui.
-Blanca y Carmen nos empacharon con pasteles (Blanca FRANCIA y Carmen EEUU) En el anterior concurso Carmen estuvo a punto de intoxicarnos a todas, esta vez nos alucinó con un Cheesecake y una tarta de manzana como la de American Pie. Blanca optó por una tarte tatin e intentó sabotear las tartas de Carmen a toda costa. Eso era la guerra.
Ah, y yo hice CUBA! Al principio les dio cosita probar la fritura de malanga “¿Esto es una raiz? pero si sabe a carne…” pero acabó gustándoles y por eso os daré la receta de este manjar cubano. (Que bonito me está quedando hoy el post con inspiración culinaria, de aquí a Masterchef, aunque siempre iría alguien a contar que un día me comí unas croquetas congeladas que solo había metido y calentado en el microondas sin haberlas frito y me hundirían en la miseria.)

RECETA FRITURA DE MALANGA

Ingredientes: Malanga, Ajo, Perejil, Sal, Huevo y Aceite.

Pelar la malanga (no seáis mal pensados) y rayarla. Pelar y picar el ajo. Batir el huevo y poner en un mismo recipiente la malanga, el ajo, el perejil picado, la sal y el huevo batido. Mezclar todos los ingredientes, poner el aceite en una sartén y una vez el aceite esté caliente echar cucharitas de la mezcla de malanga. Una vez fritas retirar y colocarlas encima de un papel absorbente. Servir calentitas. (Para más información buscar en google en un blog de cocina de verdad, pero mi madre lo hace así.)

Rosa antes de cenar ya se tomó un protector de estómago, decía que tantas culturas no eran buenas para digerirlas bien y salir de fiesta.

Las votaciones fueron al estilo de Gran Hermano, debíamos de votar con 1, 2 y 3 puntos. Carlota se indignó cuando Blanca le dio un punto a Rosa por el disfraz cuando NO iba disfrazada. Blanca quería votar siempre la última con la esperanza de seguir boicoteando a Carmen y sus pasteles ya que era su competidora más directa.
Las ganadoras fuimos: Silvia por la comida, Irene por el disfraz (porque por la comida va a ser que no…), y yo por suma de puntos de ambas votaciones (ganadora suprema lo tituló Carmen), desfilamos y bailamos con música de nuestros países y por el bien de la humanidad espero que los videos de la gopro no salgan jamás a la luz.

Cuando empezamos a copear para celebrar el cumple de Andrea alguien preguntó cuando sería la próxima cena temática.

-Y NOS DISFRAZAMOS TAMBIÉN!!!

IMG_6653 IMG_6651 IMG_6656 IMG_6658 IMG_6659 IMG_6663
IMG_6660IMG_6665

Anuncios

Contamíname dijo Blancanieves

IMG_0716-0

Érase una vez una chica llamada Blancanieves, su piel era blanca como la nieve y de vez en cuando algún esquiador se había deslizado por ella. En esas pistas no se necesitaba ni forfait, ni se hacían colas, pero podían congelarte con el frío que desprendían. Nadie había logrado llegar a la cima de la montaña de hielo donde se escondía su corazón que latía por obligación y no por alguien.

Tropezó una vez más al cruzar la calle. No era culpa de sus tacones, era culpa de ese vestido azul que generaba electricidad estática y se le pegaba a las piernas desnudas. Otra vez la habían timado en las rebajas de trajes contra el ébola, pensó.

La gente se la miraba al pasar, ella intentaba sonreír creyendo que la miraban con buenos ojos, pero aunque en su cara mostrara unos labios rojos los suyos se escondían bajo esa mascarilla tuneada.
Hacía años que una bruja la había hechizado, la había convertido en un ser frágil en medio de un mundo lleno de peligros y gérmenes.
Iba nuestra princesita haciendo footing por la calle cuando una tierna ancianita colocó el carrito de la compra estratégicamente para hacerla caer.
“Ay cielo santo, perdona chiquilla, veo menos que un gato de escayola y no te he visto venir… Toma un poquito de zumito de manzana anda, que te vas a deshidratar con tanto corre corre que te pillo.”
Nuestra Blancanieves aceptó encantada (ya se sabe que las princesas de cuento viven en un mundo de piruletas y no las ven venir… Si es que no se puede ser amable ni con la gente de la tercera edad)
Pensaba que ese zumo la revitalizaría, pero fue todo lo contrario, notó como sus piernas empezaron a flaquear, como le costaba respirar, como el rojo de sus mejillas desparecía para dejar que el blanco de su piel se apoderara de su rostro.
Y la tierna ancianita sonrió mostrando su dentadura postiza y señalando con un dedo largo y tembloroso sentenció:

“En todas las esquinas hallaras la desgracia, en cada inhalación un catarro, en cada carcajada una tos de perro, en cada contacto con tu piel un herpes, en cada contacto con tu boca… mejor no te lo cuento. Todo será veneno para ti, fácilmente caerás contaminada.”

Y encima la tía no acabó la frase con “un príncipe azul te despertará del catarro crónico ” se ve que se habían extinguido y las princesas modernas ya no tenían salvación. Maldita sea.
Blancanieves rompió a llorar, ¿pero que mierda de maldición era esa?

“Pero no llores mujer, no tengo nada en contra de ti, soy una bruja, tengo que lanzar maldiciones o quieres que todas las demás se rían de mi?”
Las dos se abrazaron mientras lloraban, el hechizo ya estaba enviado (como un mail) y ya no había vuelta atrás…
“Solo te he lanzado una bajada de defensas crónica, me retiraron el carnet de bruja hace unos meses y ahora lo he vuelto a recuperar y solo puedo lanzar hechizos de nivel principiantes… Aunque es bastante putadita esto de las defensas, por que negarlo… En mis buenos tiempos envenenaba a la víctima con unas manzanas rojas y brillantes, ahora en casa solo tengo zumos, con la dentadura postiza es imposible morder manzanas a parte que con la crisis y mi pensión de jubilada me sale más a cuenta envenenar zumos.”
La otra volvió a sollozar y la bruja volvió a unirse al lloro abrazada a su víctima.
Ante tal maldición (y sin la promesa del beso curativo) Blancanieves optó por huir de todo lo que la podía dañar.
Así que tuvo que dejar de comer alimentos crudos (alta fuente en conservación de gérmenes) todo tenía que estar cocinado, al llegar el frío se colocaba la mascarilla como quien se coloca la bufanda (la gente tiene una educación exquisita a la hora de toserte o estornudarte en toda la cara), todo estaba lleno de suciedad, así que siempre llevaba guantes de látex para poder tocar sin problemas y luego tirarlos en un contenedor lejos de su casa. No iba a baños públicos (¿estamos locos o que?) y se enjuagaba la boca 10 veces al día con agua y bicarbonato.

Volviendo al paseo de Blananieves por la calle estrenando su nuevo vestido contra el ébola:
Una caquita de perro se cruzó en su camino, al quererla trampear volvió a tropezar y esta vez se dio una leche importante. Quedó extendida en medio de la calle con las patas hacia arriba cual cucaracha.
Mierda, sus piernas blancas y delicadas estaban rozando toda la porquería de la calle. Por suerte esa caquita de perro estaba a su lado intacta. Menos mal…
-Te has hecho daño?-preguntó un gentil caballero.
Imagen: ella con bata azul, mascarilla, guantes de látex y zapatos de tacón (que no falten).
-No me toques!!!
-¿Pero que te pasa? ¿Eres una amish o que?
-Oye tu, un poco de respeto hacia la realeza, soy Blancanieves.
-Encantado, yo Barronegro.
-¡Oye no te rías de mi nombre!

Él le contó que era frutero, ella, sus desgracias, el zumo de manzana envenenado y la bruja que la había hechizado con la que ahora iba al Bingo una vez por semana.
“¿No hay forma de romper la maldición?” preguntó el caballero frutero anónimo. La verdad es que ni la bruja estaba segura de ello, la memoria le fallaba y no se acordaba de este dato tan importante.

-¿Y si comes una manzana de verdad? De estas rojas que dicen cómeme. Tengo unas en oferta que…

De perdidos al río. Estaba harta de ir disfrazada todo el día, ¡por fin iba a comer algo crudo y prohibido! Él le retiró la mascarilla, al rozarla notó como el color de sus mejillas aparecía de nuevo después de tantos años. Le ofreció la manzana, la mordió y cayó desmayada entre los brazos del gentil frutero. ¿Qué debía de hacer? ¿Besarla? Se acercó lentamente a su boca y de repente ella abrió los ojos y dijo:

“Contamíname, envenéname tocándome y besándome. Luego si eso ya me acompañaras a comprar antibióticos, o mejor aun: ¡VACÚNATE!” le agarró la cara y se fundieron en un largo beso contaminado que la hizo volver a la vida.

“Contamíname, pero no con el humo que asfixia el aire
ven, pero sí con tus ojos y con tus bailes
ven, pero no con la rabia y los malos sueños
ven, pero sí con los labios que anuncian besos.
Contamíname, mézclate conmigo,
que bajo mi rama tendrás abrigo.” (Pedro Guerra)

 

Y es que es difícil encontrar el punto medio entre la protección y el descuido, aunque dicen que si haces lo que tu interior te manda nunca te equivocarás.

 

IMG_0717-0

 

IMG_0715-0

 

Unas catalanas de Murcia en Madrid

IMG_0707

Si esperáis un post morboso relacionado con el 9N, siento deciros que os vais a quedar con las ganas… No hablaré del sentimiento nacionalista, ni de política, ni de corrupción, ni de economía… Lo haré todo más simple y sencillo y es que en realidad es solo eso, unas catalanas en Madrid, o quizás la palabra sería, es todo eso?

Y no creáis que estas catalanas compartimos ideologías, en absoluto, no podríamos ser más distintas entre nosotras, y nos encendemos tocando según que temas, por supuesto, pero preferimos quedarnos con otras cosas. Siempre dicen que no hay que hablar de religión, ni de política, ni de fútbol en según que círculos. El fútbol ha logrado peleas, si, pero la religión y la política a veces han llegado a guerras… Aunque en muchos hogares también hay tremendas guerras para quedarse con el mando a distancia del televisor. Somos raros y curiosos los seres humanos. A veces somos de bofetada, otras de abrazo. Quédate con lo último y adéntrate en esta corta historia:

“La gente normalmente presume de cerrar los bares. Si, estamos hablando de gente normal y ya sabéis que yo de eso no uso…
El fin de semana pasado nos fuimos a Madrid 4 catalanas con sed de emociones fuera de Barcelona, la queremos, pero la tenemos MUY vista.

Si tengo que ser sincera me gusta serle infiel a mi ciudad con Madrid, de la que hace años que estoy enamorada, y mi sueño sería poderlas compaginar en un futuro, quién sabe…

Estuve una temporada viviendo allí, y cuando vuelvo me gusta pasear por las mismas calles, entrar a los mismos antros o “garitos” que tantos momentos me guardan.

La primera noche celebramos Halloween entre canarios, yo de viuda alegre (no me he casado y ya voy matando a mis maridos) y mis amigas de barceloninas sosas (vale, si, Irene se animó con los cuernos de diablesa)

Dormíamos 3 en una cama de matrimonio. Una con tapones en las orejas y antifaz… A Irene le tocó el sofá porque en teoría había traído un saco de dormir. Fue preciosa su cara al ver que lo que se pensaba que era su saco de dormir era en realidad un anorak del mismo tejido.
A falta de saco durmió las dos noches con su anorak abrochado y con la bufanda de cuadros tapándose las piernas que le colgaban del sofá debido a su escaso tamaño. No hablaré de los calcetines agujereados… Esa imagen era un poema pero mi vida dependía de colgar o no la foto y quiero volver más veces a Madrid…

El sábado al mediodía ellas se perdieron por Malasaña (literalmente), yo me fui a comer con mi amiga Carmen, sus 5 hijos y su hermana a Pozuelo.
Una de esas 5 criaturas es mi ahijada Lucía, que tiene 3 añitos y me ve de uvas a peras, pero cuando me ve me llama por mi nombre, y con eso ya me doy por satisfecha.
Cuando acabamos de comer fuimos a casa de Carmen y acabamos cantando dentro de un jacuzzi vacío la canción Un día de mierda de Sidonie con una guitarra de las Monster High. Cosas que solo pasan en Madrid…

La noche del sábado empezó en la plaza de Santa Ana cuando todas las lentorras estuvieron pintadas como puertas y vestidas como… Da igual. Después de que un taxista nos dejara abandonadas en una dirección incorrecta decidimos decir que éramos de Murcia, no se muy bien el porqué. pero hay posibilidades de que pasemos algún fin de semana allí. Nos ha picado la curiosidad. (Y desde aquí, todo mi apoyo a la gente de Murcia y mi más sentido pésame por la tragedia de ayer.)

“No será usted de Murcia, no?” le preguntamos al nuevo taxista que nos rescató. “Nosotras si, qué playas más bonitas oiga” luego era cuando una se dirigía a otra en catalán y el plan se iba al carajo.
Si, todo el mundo nos preguntaba por el 9N, y si no nos lo preguntaban mis amigas ya sacaban el tema. Yo odio hablar de política pero ellas se sumergían en conversaciones interminables fuera de la discoteca al lado de una estufa que más que una estufa era una estafa. Te acercas y te quemas, te apartas y te congelas. Extremos.

Nos enamoramos de todos los barbas de la discoteca. Donde hay pelo hay alegría, claro que si.

Cerramos la discoteca y abrimos un bar. No, no tiene sentido, pero fue así.

– A ver, aquí la gente no desayuna en el Bopan o algo después de la fiesta?
-No, pero os podemos abrir un bar.

Y así fue como unos chicos muy majos adoptaron a unas chicas muy majas que no querían irse a casa tan pronto (o tan tarde).
En ese bar ( Los Plomez, calle Alenza 30) algunos desayunaron copazos, otras Nestea (menos guasa con el Nestea que tengo una amiga a la que la emborracha) el vaso de agua del grifo lo rechacé, iba a hablarles de los gérmenes pero Irene me dio un codazo.

No derramamos ninguna lágrima al ir hacia al aeropuerto, pero estuvimos a punto, y más aun cuando el vuelo de Vueling salió con cierto retraso…

Las murcianas volvieron a Barcelona, y empezó nuestro día de mierda, soñando con los recuerdos de nuestro fin de semana y siendo conscientes de la suerte que tenemos de tenernos, de saber disfrutar, de reírnos con la vida en desayunos de copas con quién nos quiera hacer buena compañía.

 

UN DÍA DE MIERDA

(Letra y Música: Marc Ros)

Hoy será un día de mierda
Y toda la culpa será mía
Hoy será un día de mierda
Estoy tan cansado que ni puedo llorar

Te mandé un mensaje ebrio
Con las primeras luces del domingo
Santo dios como me arrepiento
Me responderás educada y será peor

La pizza está quemándose en el horno
Me quedo en el sofá mirando el rostro
Que se refleja en el televisor

Me pongo a ver El Apartamento
Para escapar de mi maldito tiempo
Para olvidar que has vuelto a Madrid

No está mal esta melodía
Me recuerda a algo del ‘72
Ojalá que no sea un plagio
Pero qué más da solo quiero silbar

 

 

IMG_6433 IMG_0708 IMG_0709 IMG_6438

Mi primer corte de pelo

IMG_0695

No le estoy tomando el pelo a nadie, y nunca mejor dicho, digo la verdad verdadera cuando afirmo que el otro día me cortaron el pelo por “primera” vez.

Cuando se empieza de nuevo TODO se hace por primera vez. Si, hoy es el día en el que se va a hablar de primeras veces y de listas…

La experiencia de volver a pasear por la calle por primera vez después de estar tiempo encerrada en un hospital y darte cuenta de que el mundo ha seguido girando sin ti, ver de nuevo el agobio de los coches, de la gente con prisa, siempre con prisa… Y aquí es cuando te sientes como George de la jungla en plena civilización y tienen que empezar a “integrarte” y aprender a hacerlo todo por primera vez.

Y la magia de las primeras veces te invade…La primera vez que duermes en tu cama, la primera vez que duermes en compañía, la primera vez que ríes nerviosamente porque él te mira fijamente, la primera vez que te das cuenta de que lo odias, la primera vez que te das cuenta de que el mérito no es disfrutar de la primera vez sino seguir disfrutando de algo como si fuera esa primera vez donde todo estaba por descubrir, pero ahora con esa pequeña experiencia que nos aporta el “déjà vu” de una vida pasada no muy lejana…

La primera noche de fiesta, la primera comida, el primer concierto, el primer café con las amigas, el primer corte de pelo…

Me acuerdo de mi primera noche de fiesta después de meses sin salir a la calle, me sentí rara con medias y tacones, con lo cómodo que era mi pijama de la Kitty y mis zapatillas con pom-pom de marabú!

La primera vez que me dejaron comer en el hospital después de 6 meses de penitencia con el puto gotero, me trajeron algo poco apetecible como suele pasar en estos sitios… Mamá tuvo que salir corriendo a comprarme un menú que estuviera a la altura de la ocasión y de mi dieta. Lloré si, y no me importa reconocerlo.

El primer concierto fue bestial. Parece mentira no acordarse de como te vibra el cuerpo y el alma cuando la música empieza sonar.

El primer café con las amigas es agotador. Demasiados temas para ponerme al día en una hora. Es el problema de tener amigas que no están muy finas de la azotea. Eh, pero que me encanta que me saturéis con vuestros cotilleos!

Y mi “última” primera vez ha sido el corte de pelo. Esas cuatro plumitas necesitaban ser ordenadas por Manel, mi estilista, amigo y gran especialista en abrazarte y hacerte crujir todos los huesos del cuerpo.

¿ Y por qué esa obsesión de hacer listas? Cuando tienes la oportunidad de volver a cortar la naranja y exprimirla como si nunca antes hubiera sido tocada hay que hacerlo con premeditación. Me explico, no se nos puede escapar nada, quieres vivirlo todo más y mejor.
Las listas te ayudan a que esas preciosas ideas de bombero que te acarician la mente sean retratadas y guardadas y con posibilidad de ser realizadas.
He hecho listas de todo, de restaurantes, de películas, de conciertos, de amigos a los que dices ya haremos un café y no lo haces nunca (con las listas lo cumples), de ropa que me podré comprar y no la perderé por la calle por estar delgada… Listas de lugares donde viajar, de cosas que hacer con los amigos. La típica frase que me aburre “ah si, un día de estos lo hacemos” no me sirve. Todas las promesas quedan apuntadas en mi lista, y todas ellas hay que cumplirlas!
La lista de restaurantes es una de las más importantes para mi. El hecho de haber estado meses sin poder comer NADA y alimentarme por vena me ha hecho ser una gran apasionada de la comida. Como siempre nos acaba atrayendo lo prohibido, pero como se puede evitar uno de los grandes placeres de la humanidad?
En el top 5 de mi lista siempre ha estado, está, y estará mi querido Flash Flash, que por muchas veces que vaya nunca me cansará.

Tanto hablar de listas no podía hacer otra que mostraros una…

Os dejo con una pequeña muestra de mi lista de cosas que hacer por primera vez a partir del trasplante, algunas ya realizadas (son las tachadas), otras por cumplir, y si, las más interesantes me las guardo para mi!

-Tomar el sol y dar un poco de color a mi piel (que falta me hace, pero con la quimio me lo prohibieron)
-Comer chocolate (de momento también lo tengo prohibido…)
Ir a Madrid a visitar a mi ahijada (y si, salir de fiesta)
Parar el coche en un semáforo, salir de él y ponerse a bailar en medio de la calle.
-Publicar un libro (o dos o tres)
Comer los viernes con papá
Empezar a estudiar algo que realmente me guste
-Casarme en Las Vegas y divorciarme al día siguiente
-Aprender a aparcar el coche
Llorar de tanto reír
Dejar que mi abuela me pinte las uñas mientras se queja de lo feo que es ese color
-Poder hacerme una coleta
-Ir a Florencia con mamá
-Visitar a Xuxu en Bologna
-Poder decir que estoy curada
-Escribir en este blog por muuuuucho tiempo

 

IMG_0697.JPG

IMG_0702.JPG