La bolsa o la vida

IMG_0958

Este post tiene que llevar una introducción, si no la tuviera cabria la posibilidad de que muchos no pudieran entender de qué va este escrito, no por falta de entendimiento sino por falta de información sobre ostomías, palabra que no conoce ni mi corrector del Ipad y que muy amablemente me ha subrayado en rojo.
Una ostomía consiste en una operación quirúrgica en la que se practica una apertura (el estoma) en la pared abdominal, para dar salida a una víscera al exterior, en este caso el tracto intestinal y todo el contenido que circula por él acaba desembocando en una bolsa.
A algunos enfermos de crohn o colitis ulcerosa se les practican ostomías (ileostomias o colostomias) suele ser porque el intestino esta dañado y hay que dejarlo descansar o bien por la extirpación de parte de este.
Después de contaros esta historia para no dormir, empiezo con mi post:

¡Manos arriba! ¡La bolsa o la vida! Ha dicho la atracadora que acaba de entrar en el banco apuntándome con su revolver en la sien.
¿Como es capaz de hacerme elegir entre la bolsa o la vida si eso no se puede separar? Qué materialista, deberéis pensar, no, o bueno si, pero ahora mismo no me refería al tipo de bolsas que estaban en el banco con el símbolo del dólar, yo pensaba en mi bolsa, la que me ha permitido seguir con vida, y sin ella es posible que no estuviera ahora aquí con este revolver en la sien…
– Maldita sea! Con lo que me costó superar la operación para que llegues tú y me quieras robar mi bolsa, mi “querida” ileostomia (o era colostomía? Me han puestos tantas ya que ya no me acuerdo ni de lo que llevo encima) ¡Que no!
– ¿Que me estás contando corista de poca monta? ¡Que me des el oro te he dicho!- Me chilla la atracadora de pacotilla que ya no tiene nada en sus manos con lo que poderme amenazar.
– A ver, intento frustrado del Dioni, que no me das miedo, y no es que no lo haya tenido nunca, claro que lo he tenido, como afronta una chica de 18 años la noticia de que le van a colocar una bolsa la cual la esclavizara para siempre más? Pues con miedo, con terror y con odio hacía todo lo que la rodea. Pero una debe de obligarse a ver el lado bueno de las cosas, por cojones, y la bolsa también lo tenía, la bolsa que ahora ocupa una parte de mi tripa no me quitó la libertad, me la dio. Por fin me empezaba a encontrar bien, por fin podía disfrutar de la vida como una chica de 18 años, bueno, como una niña de 18 años con bolsa pero con mucha VIDA.
La atracadora se ha quedado muda, ¿tanta chapa le he soltado? Saca algo de su bolsillo, ¿un mini revolver? Ah no, un rotulador, se acerca a mi y me levanta la camiseta, y allí está, la bolsa. Empieza a dibujar en ella un símbolo. El del dólar?
– Esta es la bolsa más valiosa de todo este banco.- ha sentenciado. Yo yo ante tal entendida no discuto.

Regresando a casa he pensado en Sarah, y le digo de hacernos una sesión de fotos las dos simulando este atraco? Le diré que se pinte su bolsa como la mía, habrá un revolver, como no, y podemos esposarnos con las manillas, como lo estamos nosotras a nuestras bolsas.
Aun me acuerdo cuando fui a visitar a Sarah al Clinic antes de su operación de ostomía, estaba asustada y nada convencida y quería conocer a alguien que ya la llevara.

Una de sus preocupaciones, como mujer que es, era el de la estética. ¿Se notaría? Vio que yo vestía como cualquier otra persona, incluso a veces vestidos muy ceñidos y en verano me ponía bañadores para ir a la playa. Hay quien en la playa muestra la bolsa, cosa que me parece admirable, pero yo en eso soy más reservada, para mi es algo íntimo, quizás algo incomprensible que soy más de enseñar que de tapar…

También hablamos del cuidado de la ostomía, un poco coñazo pero te acabas acostumbrando como a todo. Pero no negaré que habrán días en los que se piensa eso de: ¿por que a mi? ¿Por que tengo que llevar esto? ¿por que tengo que depender de ella? y en esos días verás la piel más dañada, te costará más curártela y todo irá mal. Pero serán días, porque no se puede permitir que la impotencia que se siente te domine.

Noté que Sarah estaba más aliviada al irme, supongo que conseguí trasmitirle que con la bolsa no perdería, más bien lo contrario.
Ella se ha convertido en otra guerrera con Enfermedad Inflamatoria Intestinal, y está casada y es mamá de dos niños preciosos, el último lo tuvo llevando la bolsa.
Muchas veces me da las gracias por ser así y me las ha vuelto a dar por proponerle salir en este post, y yo te las doy a ti Sarah, por no darte por vencida, por quedarte con la bolsa y la vida.

Esta es mi pequeña aportación al día mundial de estas enfermedades, un granito más a la visibilidad de la vidas de todos estos guerreros heridos pero deseosos de una victoria definitiva.

Fotos: Eduardo Prim. El más mejor.

   

 

Anuncios

Cuba – ta


– ¿Donde tú vives hay parques con columpios?
– Si, claro.
– ¿Cuantos?
– Mmm… No lo sé, nunca los he contado…
– ¿Y en tu tierra se puede comer todo el queso que uno quiera?

– Tú siempre pensando en comer queso eh? Mañana volveré a coger queso del desayuno del hotel y te lo traigo.
– ¿Cuando podré ir a verte a tu país?
Esta pregunta no se la pude contestar. Mi pequeña mulata se quedó sin respuesta debido a la complicación de su pregunta cuando en realidad esas palabras suenan a menudo en todas partes del mundo, pero no en todas partes esas palabras significan tanto.

Siempre nos han dado a entender que una cárcel se compone de paredes altas y barrotes que impidan a sus “huéspedes” escapar y robarles así el derecho más sagrado que los seres humanos deberíamos tener: la libertad.
He ido aprendiendo que no todas la cárceles reúnen estas características que acabo de mencionar, hay otras en la que el papel de los barrotes lo interpreta el mar, y la isla se encarga de retener a sus habitantes.
No vamos a echar la culpa a la geografía ni a la naturaleza, que ya suficiente hace de vez en cuando arrasando con todo lo que le viene en gana, esta vez me refiero a ideales políticos. No me apetece entrar en quienes son los buenos y quienes los malos. Todos sabemos que eso no existe. Tan solo quiero hablar de lo que se y de lo que he visto, y es una Cuba con ganas de renacer, de existir, de decidir.
Cuentan que el Papa Francisco está ejerciendo un papel destacable a la hora de que Castro y Estados Unidos lleguen a un acuerdo.
El conocido cubata llamado “Cuba libre”, compuesto por Coca Cola estadounidense y ron cubano, ya nos daba la pista de como este país llegaría a rozar su “libertad”.
Será una verdadera liberación? O más bien una nueva supeditación como años atrás ya había sucedido?
Podrán decir adiós a un pasado difícil? a las cartillas de racionamiento?

Ojalá ya no tengan que decir adiós para siempre a su país cuando quieran abandonarlo para buscar nuevas oportunidades y que puedan regresar para ver a sus seres queridos. Que se despidan para siempre de la censura de los medios.
Y que canten con sus guitarras adiós a ese deje de tristeza que resuena en sus voces.

Les diremos bienvenidos a un mundo, que es una mierda, pero quizás con unas poquitas ventajas de más que las que tienen en el día de hoy, que puede que sepan a gloria.

Pase lo que pase, solo deseo poder contestar pronto a esa niña, que ya no es tan niña y es posible que ya no le importe el número de parques con columpios que hayan en mi ciudad, y espero que su país, el que también considero muy mío ya que me vio renacer, pronto pueda darle también todo el queso que ella quiera.


La heroína de las heroínas 

Quién es esa persona para mi? Tú, mami. Pero sabes que es lo más curioso? Que no solo lo eres para mi y seguro que después de leer esto mucha gente que no te conocía pensará lo mismo que muchos ya pensábamos.

No te negaré que este ha sido uno de los post más difíciles de escribir, es prácticamente imposible plasmar con palabras todo lo que siento, pero aquí esta un pequeño homenaje de tantos que te mereces:

Pequeño te queda el día de la madre. Tú no eres solo mi mamá, tu eres mi heroína, y a caso hay el día de la heroína? Ese te iría perfecto, hecho a medida, creado en tú honor.

Te reirás de mis invenciones, como se ríe la abuela cuando le leo mis escritos y me dice, y todo eso lo sacas de esa cabecita? Ahora ya estamos todos seguros de que tengo una cabecita y no un cabezón como habíamos creído durante años… Fue caerse el pelo con la quimio y ver que tenia una cabecita proporcionada, que mi cabello ocupaba demasiado, le robaba el protagonismo…
Tú estabas segura de que no era cabezona (no en el sentido de cabeza grande, en el otro si que lo soy un poquito…) igual que estás segura de que me curaré para siempre, de que llegaré donde yo quiera y de que ya no pasaran cosas tan malas.
Y no es que te quiera creer, es que simplemente te creo…

Muchos me otorgan a mi las victorias cuando yo no sería ni la mitad de valiente si no te tuviera a mi lado, o simplemente ya no estaría aquí.

Y cuando llegan las épocas tranquilas tu te haces pequeñita y silenciosa. Para que? Me lo has dado todo y te quedas sin nada y ese es el momento en el que yo debo demostarte que ha valido la pena todo lo que has sacrificado, que la fuerza que me has trasmitido, que me has prestado, que me has hecho sentir, me permite lograr nuevas metas que te hacen despertar poco a poco después de tanta lucha y cansancio.
Pero sabes que no solo me haces falta en la oscuridad, cuando la luz de sol, de la luna o de una bombilla cualquiera me ilumina no descubro la claridad si no estás tú para compartirla.

Porque tu no me diste la vida una vez, tú me la sigues dando cada día.

Te quiero más que a nada.
Tu princesa del guisante.

Pd: gràcies Judit Lucas per aquestes magníques fotos!!!