Ni un pelo de tonta

ni-un-pelo-de-tonta

Tomar una decisión siempre es una tarea complicada, y más si te juegas la vida en ella. A veces no tenemos más remedio que jugárnoslo todo a una carta, al final será verdad que la vida es un gran casino donde quien no apuesta fuerte nunca gana o donde puedes llegar a perderlo todo.

¿Es posible poder tomar decisiones con el corazón y la cabeza a la vez? ¿Sin que uno influya demasiado en el otro? Si logramos hacerlo podemos llegar a obtener la respuesta deseada… y en mi caso fue aceptar someterme al autotrasplante de células madre. Estaba aterrorizada y nadie podía garantizarme el éxito de semejante aventura. Hubieron personas que me lo desaconsejaban, otras que me apoyaban, ¿pero al final quién tiene la última palabra? Tú y nadie más que tú. Tú eres el que disfrutarás de la victoria si finalmente la consigues o te lamentarás de haber escogido el camino equivocado y te prometerás a ti mismo hacerlo mejor la próxima vez, si tienes la gran suerte de tener una segunda oportunidad.

Al decir que no tengo ni un pelo de tonta no significa que me crea lista, simplemente creo que tengo instinto de supervivencia, como cualquier otro animal al que las cosas se le han puesto duras en algunas ocasiones. He querido jugar con este titulo al verme otra vez como una bola de billar en esta foto, de hecho hice un post titulado así COMO BOLAS DE BILLAR. Y vistos los resultados de la decisión más difícil que he tomado nunca me siento orgullosa de mi misma, aunque a veces parezca tonta de remate en ese momento no lo fui, ni un pelo, y que conste que cuando decidí meterme en ese follón (quimioterapia, extracción de células, entre otras cosas super “divertidas y emocionantes”) si que tenia pelos en la cabeza, un montón!!!

Dos veces vino el barbero del Hospital Clinic a llevarse lo que era mío. La primera, estaba sola y vino una enfermera que me llama “cosita guapa” para darme la mano y acompañarme al baño para mirarme en el espejo por primera vez. Que horror!!! Habían zonas de mi cabeza completamente calvas y otras con pelos rapados. La segunda, volvía a estar sola, en una habitación sin ventanas, eran las 7 de la mañana, encendió la luz y me esquiló. Volvió a apagar la luz y noté como el frío frotaba mi cabeza. Me sentí tan rara… casi como la protagonista de un drama, encerrada en su celda, recién rapada por culpa de una plaga de piojos… (si, tengo mucha imaginación) Esa vez ni me digné a mirarme en el espejo, esperé a que llegaran mis padres para que confirmaran mis sospechas: mi cabeza volvía a parecer un dálmata, partes rapadas, otras calvas, y yo que nunca puedo dejar de ser presumida… maldita sea. Mi padre, que según él había sido ayudante de un barbero cuando era joven, se ofreció a afeitarme la cabeza (MOMENTO FOTO) y así mi cabeza dejó de parecerse a un gato con tiña para confundirla con un pequeño Buda.

Para conseguir tus objetivos tienes que sacrificarte, sacrificar días de tu vida, para que los próximos puedan existir y sean mejores que los pasados. Y lo dice alguien que sabe de lo que habla!!! No tengáis miedo, tiraros a la piscina, con o sin agua. A veces es mucho peor quedarse mirando como los demás navegan entre sus sueños mientras tú sigues sentado en la orilla pensando ¿y si…?

No os dejéis tomar el pelo (nunca mejor dicho) y sed sinceros con vosotros mismos, sed valientes y contad con personas maravillosas para que os trasmitan cariño sin fecha de caducidad, solo así llegaréis donde os merecéis!

Anuncios

Fuerza infinita

pulsera_solidaria_03

Se necesita fuerza infinita para poder ganar al Crohn y a la Colitis Ulcerosa, esa es la medida justa y necesaria. Quizás creeréis que es complicado conseguir tales poderes, pero Vanessa, una paciente con Colitis Ulcerosa ha creado una pulsera solidaria, llamada Fuerza Infinita, que ayudará a enfermos y a investigadores a reunir todas las fuerzas necesarias para combatir estas patologías.

¿Y cómo es que una pulsera pueda tener tantos poderes? En primer lugar, porque está hecha por una luchadora como es Vanessa, y ya sabéis que el positivismo se contagia (casi tanto como el virus de la gripe), y al llevar un símbolo de infinito en plata, acordaros que la plata es metal conductor, hace que toda la energía llegue al portador de la pulsera y se llene de ganas de recuperarse (cosa MUY importante a la hora de curarse).

En segundo lugar, porque todos los beneficios obtenidos por la compra de esta pulsera (el precio es de 10 euros), van dirigidos al “Trasplante de progenitores hematopoyéticos en el tratamiento de la enfermedad de Crohn refractaria”, tranquilos que yo os lo traduzco: al tratamiento de trasplante de células madre que realizan en el Hospital Clinic de Barcelona. ¿Os suena de algo? Siiii, ese que me hicieron a mi, que consta de quimioterapia, paciencia y fuerza infinita…

Ojalá hubiera tenido esta pulsera violeta (color de las Enfermedades Inflamatorias Intestinales), con el símbolo del infinito para mirarlo mientras esperaba que mis células se reprodujesen debidamente. Hubiera pensado en que había gente comprando esa pulsera para ayudar a la investigación, para ayudarnos a todos los que estábamos en esas camas esperando, una vez más, que el Crohn y la Colitis Ulcerosa se olvidaran de nosotros.

Voy a dejaros el link de la tienda online PULSERA SOLIDARIA FUERZA INFINITA aquí encontraréis toda la información necesaria para obtenerla y para conocer la historia de Vanessa.

GRACIAS UNA VEZ MÁS. Vosotros si que sois fuerza infinita!!!