Catando las Américas

catando2

Lo sé, desde que he cruzado el charco no había escrito ná de ná y no será porque no me han pasado cosas!

Tengo pendiente contaros en un post el roadtrip que hice antes de instalarme en San Diego, bueno, quizás con un solo post no tengo suficiente… También quiero hacer lista de objetivos en tierra prometida: conseguiré por fin casarme en Las Vegas? A este paso ya me veo haciendo post para solicitar desconocidos que se ofrezcan como voluntarios… Acabaré escribiendo un libro de ¿Cómo cocinar fácil y rápido comidas pa chuparse lo dedo con el microondas? Qué verborrea la mía… Bueno, cada cosa a su tiempo, hoy toca hablar de mi ya conocido “dulce hogar”:

Como algunos ya sabréis, esas criaturas maravillosas que me soportáis no solamente a través del blog sino también a través de los videos de Facebook e Instagram, he tenido algunos “problemillas” con la equipación de la cocina de mi apartamento (decir apartamento es exagerar de una manera muy escandalosa) de San Diego. Estoy tan asqueada con la comida de aquí y con tener que cocinarlo todo en el microondas que creo que se me nota en la cara, por eso unos americanos muy amables y comprometidos con los extranjeros que añoramos comer en nuestra tierra, o simplemente comer, se ofrecieron a acompañarme al supermarket. (Que se note que estoy practicando el inglé.)

En uno de los videos dije que contaría qué tal la experiencia de quedar en grupo para ir a comprar comida sana, así que allá va mi crónica de “En busca de comida para el Crohn”:

El lugar escogido para la gran excursión fue JIMBO´S… Naturally! NATURAL FOODS GROCER. (Tengo que aclarar que aunque la comida sana es lo más recomendable para todas las personas y más aun si sufres algún tipo de patología relacionada con el sistema digestivo, lo natural no suele sentarme siempre del todo bien… Si, soy rara incluso para esto, y a veces prefiero comer cosas menos saludables pero que se que no me harán daño aunque tampoco me hace mucha gracia meterme en el cuerpo una carretada de aditivos, conservantes y vete tú a saber que más…) Lo primero que hicimos fue elegir un coco y pedir que nos lo abrieran para ir tomándolo durante nuestra visita guiada por los pasillos de la inmensa tienda de comestibles. Quizás sonará extravagante y exótico pero ir recorriendo todo el supermarket con un coco abierto en la mano no es lo más ideal, es cierto que no corres el peligro de deshidratarte, pero si el peligro de pringarte y de acabar con el brazo tonto como suele ser siempre mi caso.

¿Por qué soy tan “blandengue”? Me doy lástima a mi misma cargando las bolsas de la compra y el puto coco por en medio de la ciudad. Si, creo que me he jodido un poco más las cervicales pero ya he localizado a un masajista cerca de mi confortable hogar…

Al llegar a casa me di cuenta de que no tenia congelador, solo nevera, y que había comprado congelados. Bien por mi. Las marranadas que he llegado a hacer encima de mi encimera (mi encimera son mis dos maletas vacías) os las voy a ahorrar porque con una que tenga semi-nauseas ya es más que suficiente.

Los platos (digo platos porque en realidad tengo más de uno, dos para ser exactos) los tengo que lavar en el lavamanos del baño. Después de bañar a los platos decidí bañarme a mi misma, luego caí en la cuenta que nos podíamos haber bañado todos juntos, los platos y yo. Pero esa ducha tampoco da para tanto movimiento… y lo de hacer dos cosas a la vez no es lo mío.

Salía toda limpia y purificada de mi baño spa (o ducha con un chorro demasiado potente para mi gusto) cuando llamaron a la puerta. Servicio de limpieza, le va bien que le hagamos la habitación? Dije que si, se ve que no limpian muy a menudo y no quería desaprovechar esa gran oportunidad así que me fui a dar una vuelta por el pasillo en zapatillas y toalla enrollada en la cabeza. Ha salido usted de la ducha? No que va, es que me estoy preparando para un casting de Carmen Miranda.

La señora de la limpieza me vino a buscar al terminar de limpiar la graaaaaan estancia para preguntarme como lo hacía para dormir con esas cutre-persianas estropeadas. Mire, así me ahorro poner el despertador cada mañana porque cuando sale el sol él solito ya me despierta a través de la ventana. Lo que llevo peor son las siestas, a esa hora la cama arde de tal manera que tengo que estarme sentada en la silla del estudio sin moverme para no achicharrarme. Me siento como una niña que está castigada de cara a la pared, pero de todo se aprende en esta vida, de los traumas también… Y os preguntaréis: Y para que leches no te vas a otro rincón de tu maravilloso apartamento? Porque es un solo espacio, un espacio íntimoy acogedor: recibidor-cocina-baño-salón-comedor-dormitorio.

Al día siguiente, cuando me disponía a echarme la siesta pegada al lateral de la cama donde no tocaba el sol volvieron a llamar a la puerta. El señor que venía a arreglarme la persiana! Qué chica más afortunada…

Bueno, os dejo que vuelven a llamar a la puerta, quién será? El del gas lo dudo mucho…

PD: Estoy escribiendo muuuuuucho y creo que en algunos meses tendré algo entre manos que os puede gustar y os puede hacer réir QUE BUENA FALTA NOS HACE!!!

Os quiere,

la que vive en el recibidor-cocina-baño-salón-comedor-dormitorio.

catando3

catando4

catando1

 

Anuncios

La gestación de mi retoño (o sea del libro)

FullSizeRender

Me siento hinchadísima, de hecho ya hace meses que la panza no deja que me vea los pies que  ya no entran en mis zapatillas negras con pom pom de marabú.
Vale, quizás estoy exagerando un poco (o un mucho) pero es que ya falta nada para “expulsar” al mundo mi “criatura”, digamos que la gestación hace años que dura y no puedo creerme del todo que pronto podamos verle todos la carita y podamos estrujarlo (no arrugarlo) entre nuestros dedos y disfrutar de él, ya que esa es su labor, para eso ha estado creado, para el disfrute de todas las emociones contenidas en algún rincón de vuestro cuerpo-alma.

Fue Víctor Panicello quién me animó a dar el paso: Tanit, y si escribimos un libro mano a mano? Sobre que? Sobre ti.
Empezó a planificar la estructura de la novela, cada capítulo constaría de una carta/mail dirigida a una persona importante para mi en una época distinta.
¿Podéis adivinar donde empecé a escribir las primeras lineas de este libro? Correcto, en una habitación del Clínic, debía de ser el mes de febrero del 2013, por lo tanto hace 3 años.
No, digamos que no eran los mejores días para escribir, ni los mejores meses, ni el mejor año… Mi trabajo iba más lento de lo que en un principio habíamos planeado con Víctor, y él seguía trabajando en otros proyectos mientras me esperaba.
Finalmente no pudo llevarse a cabo la colaboración inicial y después de varios meses sin tocar las letras desordenadas que tenían que formar una novela donde explicara parte de mi vida, afortunada y desdichada como muchas otras, volví al ataque, porque es lo que mejor se me da…
Volar sola daba miedo, pero las ganas siempre pueden con todo, Víctor seguía ofreciéndose a darme su opinión en textos en los que me viera perdida.

Cuando pasa el tiempo todo se ve más claro, y esto también pasó con el libro. ¿Por que lo acabé sola y esperé años a que pudiera publicarse? Porque mi amiga Laura aun tenía que inaugurar una editorial junto a Imma y Sandra. Ni ellas ni yo sabíamos que “A veces puta y otras maravillosas” sería el primer libro de “La vocal de lis”, pero el destino si que lo sabía… Como todo. Y si él lo decide así es porque tiene que ser así. (A menos que no te guste su decisión, la taches y la reescribas tú.)
Y ahora aquí estoy, con la última corrección del manuscrito a punto de entrar en la imprenta, “el hornito” que multiplicará por 600 este trabajo, no solo el de escribir, sino el de vivir.

Y deseo con todas mis fuerzas que os guste, que os encante, que os sacuda!!!
Os recuerdo que la primera vez que se podrá adquirir será en Luz de Gas el lunes 29 de febrero, pero en marzo se distribuirá en librerías y otras plataformas. Seguiré informando!

GRACIAS!!!

Calendario Crohn y Colitis Ulcerosa 2016

image1Ia y Laura lo han vuelto a hacer. Las componentes de Miss Bowel, presentaron, el pasado sábado, el nuevo calendario de Crohn y Colitis Ulcerosa, cuyos beneficios obtenidos irán destinados a la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Hospital Germans Trias i Pujol.

¿Y exactamente quién es Miss Bowel? Ellas se presentan así en el calendario: “Somos Ia y Laura y soñamos con hacer cosas que tengan sentido y aporten un sentido a los demás. Hace un año que nos juntamos para fundar Miss Bowel, creamos diseños para personas ostomizadas y aportamos nuestro granito de arena a las Enfermedades Inflamatorias Intestinales recaudando fondos para promover su investigación. Así surgió este Calendario.”

Los sueños, los que nos impulsan a seguir adelante, los que nos impiden que nos rindamos, nuestro motor. 12 sueños de 12 enfermos con EII son los protagonistas de este emotivo calendario, 12 sueños que se harán realidad gracias a la fuerza que los caracteriza después de luchar día a día contra estas enfermedades.

Cada mes una historia distinta pero muy unida a las demás se nos abre ante nosotros, vayamos pues en orden cronológico: empezamos el 2016 con Irene que sueña con susurrar a su caballo Naco, quien tan buenos momentos le regala; Nacho, un niño que te conquista al segundo de ver su fotografía, sabe que vencerá la colitis con sus superpoderes; Yasmina sueña con la danza del vientre, ya que el baile la inunda de paz y felicidad; Toni, que es aficionado al ajedrez sueña con dar jaque mate al Crohn; en el mes de mayo aparece una flor que más de una vez ha estado marchita, Tanit, o sea yo, digo soñar con un renacer que hace tiempo que toco con los dedos; el verano llega de la mano de los deportistas de ACCU (Asociación de Crohn y Colitis Ulcerosa), Judith, Alex, Leandro, Christine y Raúl, y sueñan con llegar a la met;. Noelia, una mamá que sueña con sirenas que llevan ileostomia; Sarah, otra mamá campeona, que colaboró en una ocasión en este blog, sueña con ver crecer a sus pequeño; septiembre llega con fuerza gracias a Mónica, la chica motera, desea que el Crohn quede tras la estela de su moto; Jose sueña con la preciosa sonrisa de su hijo Aarón; Raúl un bombero con su Colitis Ulcerosa nos demuestra que puede salvar vidas y espera seguir haciéndolo; y diciembre nos trae a Ia y Laura, las que han hecho posible que nuestros sueños se vean reflejados en este calendario.

Pero detrás (o mejor dicho, delante) de cada foto se esconde Sonia Sánchez Cuellar, alguien que también sabe de primera mano qué es vivir con una EII. La fotografía, y sobretodo el autoretrato, la llevan a otra dimensión, que la hace olvidar y crear maravillosas obras. Felicidades una vez más por tu enorme talento y por lo que has conseguido con este calendario. Fue un gustazo posar en la sesión de fotos pero aun más ver el resultado.

La presentación tuvo lugar en el Sasha Bar de Barcelona, y vamos a hacer un poco de “promo” porque es un sitio genial, porque nos dejaron reunirnos a todos allí y porque es de mi amigo Leo! Gracias Leonid!!!

http://sashabar.es/

Fue una tarde especial, una tarde en la que os pude poner cara a muchos de vosotros, de los que me seguís pase lo que pase. Fue un placer, y un honor que me prohibierais abandonar los escritos de este blog. Ni se te pase por la cabeza!!! Muchas gracias a todos, incluso a Ia, por presentarme delante de todo el mundo diciendo “está loca como una cabra”. Razón no te falta!

Podéis adquirir vuestros calendarios en el siguiente enlace:

http://missbowel.com/shop/rincon-solidario/calendario-benefico-crohn-colitis-2016/

Que si, que estamos en septiembre, pero no hay nada mejor que ser previsor y que colaborar con 10 euros para esta BUENÍSIMA causa!!! Así que a comprarlo todos! Para vuestra tia la del pueblo que te da hortalizas del huerto, para vuestro despacho donde tu compañero cada día está más rojo por apretarse tanto la corbata, para el mecánico que te cambia el aceite del coche sin pedírtelo y así te engrosa más la factura, para el vecino que tiene un perro que se hace sus cositas en tu felpudo, para tu padre que siempre se olvida de tu cumpleaños, para esa chica que te guiña el ojito cuando te la cruzas, para el camarero que te invita a la cervecita de media tarde. Para ti!

Y ahora a soñar con el próxima objetivo: salir en el calendario de Pirelli. Vamos!

image3

image2

 

Manual del “Paciente Perfecto”

tubat_tanit_s1_1Muchos de nosotros, tarde o temprano, (mejor que sea tarde por eso) acabamos pasando por las manos de los médicos y de otros profesionales sanitarios.
Cuando esto sucede pasamos de ser personas a pacientes, alguno dirá, bueno, convertirse en paciente no significa dejar de ser una persona. Y aquí es cuando yo discrepo, cuando pierdes tu intimidad al ser inspeccionado por todos los agujeros de tu cuerpo, cuando dependes de una máquina, de un gotero o de un camisón que enseña todas tus vergüenzas… Y cuando dejas de hacer vida normal por prescripción médica, entonces, dejas de ser persona y eres un SANTO paciente.

Hay dos tipos de pacientes, los perfectos, y los imperfectos (o directamente impacientes). Depende de tus actuaciones ser uno u el otro:

-SITUACIÓN: Tienes hora con el médico y ya llevas en la sala de espera (o de desespera) una hora y media.
El Paciente imperfecto se levantará cada diez minutos para pedirle explicaciones a la recepcionista que no tiene la culpa, se quejará en voz alta de que está muy enfermo molestando al resto de pacientes de la sala, que también lo están, llamará con el móvil a su tía de Cuenca, para pasar el rato, y se enterará toda la sala de que el hijo ya tiene novia, de que por la tarde le viene el electricista a casa y de que hace una semana que está estreñido.

El Paciente perfecto llevará consigo un libro, una revista y el iPod, para distraerse, sabe que la puntualidad no va ligada con la sanidad y se lo intentará tomar lo mejor posible, eso sí, preguntar una vez y con educación si tú eres el siguiente está más que permitido.

-SITUACIÓN: El médico te ha pedido unos análisis, estás en la sala de extracciones y no te encuentran la maldita vena.

El Paciente imperfecto se acordará de toda la familia de la enfermera, moverá el brazo cuando lo vuelvan a pinchar y estará de suerte que no le den en el ojo, logrará que la enfermera se ponga histérica y que venga otra a socorrerla con pocas ganas de atender al loco histérico que por real decreto necesita que le hagan ese análisis.

El Paciente perfecto sabrá donde tiene la vena buena y se lo señalará a la enfermera, si a la tercera no ha acertado y ella no se da por vencida pedirás amablemente si puede hacerlo otra.

-SITUACIÓN: El resultado de los análisis ha confirmado lo que el médico se temía. Lo mejor será que te ingresen una semanita en el Hotel Resort and Spa 5 estrellas pensión completa ( o sea el hospital).

El Paciente imperfecto realmente se cree que eso es un hotel y obviamente no entiende como no le han dado un habitación con vistas al mar y jacuzzi en la terraza y en lugar de eso está compartiendo habitación con un señor de 80 años que tiene problemas de próstata y de oído, pone tan alta la tele que todo el pasillo se ha enterado de que Belén Estaban ha vuelto con el “Migue”. Odiará a las enfermeras porque no le dejarán fumar y lo hará de escondidas en el baño rezando para que el detector de humos no se chive. Se ofenderá al probar la comida y comprobar que los de Can Roca no están en las cocinas del hospital.

El Paciente perfecto aprenderá a calcular cada cuanto se acaba la medicación para avisar a la enfermera con tiempo y no tener que volver a soportar el estridente pitido de la máquina. Llevará consigo un pote de sal para “amenizar” la comida que le ofrecen o bien preguntará si es posible que le traigan comida de fuera. Si también le prohíben la sal es posible que haga huelga de hambre a lo Gandhi y que automáticamente se sitúe en la lista de los próximos candidatos para ser canonizado por el Vaticano.

-SITUACIÓN: La enfermedad no ha evolucionado como esperaban, no queda otra que operarte de urgencias.

El Paciente imperfecto llamará incompetentes a los médicos, les culpará de todas sus desgracias, incluso de cuando suspendió ese examen final en primero de carrera, de cuando la Paqui lo dejó por otro más guapo y de que el vecino atropellara a su perro Bobby. Se negará a ponerse el camisón verde-trasparente (última tendencia en todas las pasarelas del mundo). Cuando el camillero vaya a recogerlo y lo lleve a quirófano dirá que se ha mareado y que lo va a denunciar para que le quiten puntos del carnet de coche por exceso de velocidad en los pasillos.

El Paciente perfecto entenderá, aunque no le haga pizca de gracia, que la medicina no es una ciencia exacta y que estás cosas suceden, el cuerpo humano es impredecible y en esta ocasión no ha tolerado como se esperaba la medicación. Pedirá un tranquilizante antes de bajar al quirófano, cuanto antes se pille el “colocón” mejor.

Conclusión, el paciente perfecto no existe, y si existiera, le pasaría por la cabeza comportarse como el paciente imperfecto, porque es inevitable, pero nunca actuaría como tal. Ser paciente nunca será plato de buen gusto, si tienes que ser atendido en un hospital es porque algo no muy bueno está sucediendo, por lo tanto si quieres mejorar no te queda más remedio que hacer tu papel lo mejor posible, para ponerles las cosas fáciles a los demás y sobretodo a ti mismo.

Aunque siempre te quedará el comodín de: MANDARLOS A TODOS A… a la panadería de la esquina.

 

Deberes de verano


Esas listas interminables de libros que te aconsejaban que leyeras durante tus 2 maravillosos meses de vacaciones, el cuaderno de ejercicios de lengua, las hojitas de matemáticas para reforzar esos problemas que tanto te gustaban hacer durante el curso escolar… No, está claro que los deberes que voy a poneros no tienen nada que ver con los que habéis conocido hasta ahora, y ya que no todos estamos en las mismas situaciones los deberes serán hechos a medida, toma ya, como me lo curro en mi último post de la temporada, allá voy:

Para los que “preferís” pasar vuestras vacaciones ingresados en un hospital: Os diré que tenéis muy mal gusto eligiendo este destino pero también confesaré que yo he pasado muchos veranos en fantásticas suites con vistas al edificio de ladrillos de enfrente. Algunos no podréis moveros de la cama y es muy posible que tampoco os apetezca hacer nada, ni leer, ni escuchar música, ni ver películas, porque cuando estás mal, no tienes ganas de nada y eso hay que respetarlo. También recibiréis pocas visitas porque media ciudad ha decidido irse de vacaciones (que poca consideración) pero allí tendréis a la enfermeras y a los médicos que les ha tocado chuparse todo el mes de agosto a vuestro lado y eso reconforta, si tú no puedes disfrutar del verano que no lo haga nadie! MUY IMPORTANTE: no cotillear las redes sociales donde todo el mundo está colgando fotos de playas paradisiacas o de mojitos de mora (cosa que no sabias ni que existia) si no quieres acabar de deprimirte más.
Mis deberes para vosotros son los siguientes: poneros buenos lo antes posible!!! Pensar en positivo y tener buenos médicos es la formula mágica para lograrlo, a medida que vayais mejorando empezar a hacer todo aquello que a la gente que no para quieta le es imposible: leer un buen libro (o dos, o tres o diez), bajarte todas las pelis que no viste en el cine y que te hubiera gustado ver, descubrir nuevas series de televisión, nuevos grupos de música, y lo más importante: planear el asalto al mundo para cuando salgáis de esta mierda de situación. Ánimos!!!

Para los que no vais a tener vacaciones porque sois unos currantes de los buenos: primero de todo, demos gracias al Señor porque tenéis trabajo (que hoy en día ya sabemos que es un bien muy preciado y que hay que conservarlo) hay que pensar que muchos conocidos se encontrarán en esta misma situación así que uniros y disfrutad de los placeres que la ciudad fantasma os ofrece: guiris con los que practicar inglés y lo que surja, restaurantes y bares sin interminables colas, cero tráfico para llegar al trabajo, un calor de un par de narices que os permitirá adelgazar de tanto sudar…
Mis deberes para vosotros son: no es necesario llegar cada día puntual al curro y sin resaca, hay que dejarse llevar cada día y apuntarse a todos los planes que te ofrezcan porque aunque estés trabajando es verano y en verano se lleva la libertad.

Para los afortunados que os vais de vacaciones (os las merezcáis o no): sean largas o cortas,(vale si, no nos engañemos, en este tema el tamaño TAMBIÉN importa) hay que exprimirlas, este es el único deber que os pongo. No quiero presionar a nadie, pero somos afortunados de poder volver a saltar por encima de las olas como hacen los niños, o de freírnos al sol como si no hubiera un mañana, de quedarnos dormidos con esa dulce nana que nos canta el mar. Los que estaréis en la montaña encontraréis el placer en poneros un chaqueta al anochecer porque refresca, en organizar nuevas rutas para encontrar ríos de agua helada en el que solo os atreveréis a meter el dedo meñique del pie. Quien vaya de turismo descubrirá nuevas culturas, nuevas comidas y vivirá nuevas experiencias…
Vayáis donde vayáis, hagáis lo que hagáis rodearos de quien os quiera, de quien os haga reír, de quien os regale momentos inolvidables de los que haréis fotos, pero no fotos para subir a instagram, esas fotos no se suben ya que se quedan guardadas en tu memoria, ya que capturan momentos y no imágenes.

Ha llegado el momento de cargar pilas, de seguir siendo feliz o de tropezarte o obligarte a tropezar con tus ganas de luchar, el verano es tuyo, tú mandas, no dejes que nada salga mal.
Yo volveré al blog el primer lunes de septiembre, y espero que este mes me haya regalado mucha energía para seguir enloqueciendo y para compartir mis locuras con vosotros.

Feliz verano bonitos y bonitas y gracias por estar aquí!!!

El fantástico mundo de las pruebas hospitalarias 

Siempre he pensado que si algún día se hiciera una peli de mi vida (si, soy una flipada) el filme empezaría estando yo ( o la super actriz de hollywood que hiciera de mi) dentro de una máquina de resonancias escuchando, a través de los auriculares, las instrucciones de los técnicos y los radiólogos diciendo: coge aire, no respires (y al cabo de 5 minutos) respira.

Media hora allí encerrada da mucho que pensar, más incluso que cuando te metes en la cama y consultas con la almohada preguntas sin respuesta que no te dejan dormir.

Normalmente te aconsejan cerrar los ojos cuando estás dentro del tubo de la resonancia, yo los dejo bien abiertos y cuento las pequeñas manchitas o imperfecciones que tiene el techo de esa máquina que casi me roza la punta de la nariz.

Sé que al otro lado del cristal están pendientes de mi, de mis constantes vitales, de por donde está bailando el contraste que me han hecho beber y el que me están introduciendo por vena.

Pero aun sabiendo todo esto es el momento en el que me siento más sola, en el que todos los fantasmas del pasado me rozan la planta de los pies, y allí es cuando mi cabeza empieza a proyectar imágenes ocurridas lejos de ese sitio, imágenes en las que no paro de reír, y de fondo una música que no tarareo por miedo a que alguien me escuche y se piense que me está dando un patatús y me saque corriendo del tubo.

A veces las películas que proyecto en mi imaginación se ven borrosas por falta de oxígeno, ¿se habrán olvidado de decirme que ya puedo volver a respirar?

Qué triste sería morir ahogada dentro de una “reso”, qué poco glamour… Aunque quizás quedaría mucho peor morir en medio de una colonoscopia, esa prueba que tantas risitas tontas provoca por el hecho del sitio por donde se introduce el tubo.

Y que más da, si con la sedación no te enteras de nada y encima te llevas un buen colocón de regalo…

Una amiga siempre me contaba que le pedía al anestesista un besito en la mejilla antes de dormirse, para asegurarse que la introducción del tubo sería un acto de cariño y no una vulgar prueba en la que pierdes una vez más toda tu dignidad.

“Quítate toda la ropa y ponte esta bata”, esto ya motiva muy poco antes de entrar a cualquier sala de rayos X. A veces me da por pensar cuanta radiación llevo encima y si algún día tendré el poder de brillar en la oscuridad…

Podría estar horas hablando de camilleros majos que te cuentan chistes antes de entrar a quirófano para intentar relajarte, de médicos conocidos que te preguntan como estás cuando van entrando uno detrás de otro a la sala de operaciones mientras a ti te están empezando a enchufar aparatitos por todo el cuerpo: ” Pues bien, aquí desnuda y a punto de estar abierta en canal” me dan ganas de contestar.

Pruebas de capacidad pulmonar en los que te ahogas con el ventolín, pruebas ginecológicas en las que te ves obligada a mostrar el alma a todo el que pase por esa habitación, pruebas de muestras de médula ósea en la que una aguja larguísima tiene la poca vergüenza de traspasarte el escote…

Pruebas largas y pesadas, horas de torturas y nervios, muchos nervios por los resultados, por eso estoy feliz de tener siempre a buenos acompañantes en la sala de espera, por tener a grandes profesionales que si hace falta me cantan la zarzamora para distraerme…

Y ojalá, algún día las resonancias para los mayores pudieran ser como las de los pequeños valientes del Hospital Sant Joan de Déu, (ver enlace)

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sanidad/sant-joan-deu-transforma-las-resonancias-una-aventura-espacial-para-los-ninos-3530050

y ya no tenga que imaginarme aventuras porque ya la estaré viviendo dentro de una nave espacial. Gracias a todos los que lográis que el sufrimiento se convierta en aventura y aprendizaje.

Se acabó

Todo tiene un principio y un final.

Hay finales trágicos, otros que llegan sin más y de vez en cuando la magia de Disney te concede un final feliz.

Nunca había fallado un lunes sin escribir, nunca hasta los dos anteriores que desaparecí sin dar explicaciones. Pido perdón, que feo está dejar plantadas a las personas que me seguís cada lunes, pero hoy voy a contaros algo bonito, bueno, en realidad bonito no es la palabra, os contaré algo increíble:
Estaba atascada en el vagón de mi montaña rusa emocional, todo eran subidas y bajadas y encima sin razón alguna. Algo estaba a punto de suceder y mi interior me lo estaba gritando. Parece mentira, hace 26 años que me conozco y a veces me cuesta descifrarme… “Habla cada noche con tu Tanit del futuro” me aconsejaba mi amiga Cori, quién me habló del desdoblamiento de cada ser y de las teorías del Dr. Garnier (pondré el enlace más abajo por si a alguien le puede interesar).
Yo le preguntaba a mi Tanit del futuro cada noche antes de dormir, dejando la mente en blanco (cosa tremendamente complicada), ¿que me pasa? Tú lo tienes que saber, tú ya lo has vivido! Tiene que ser algo bueno, porque tú solo quieres cosas buenas para mi…

El viernes tuve la respuesta, me la dio la doctora Elena Ricart: Tanit, todas las pruebas indican que estás perfecta, ni rastro de tu enfermedad.

¿¿¿CÓMO??? Toda mi vida esperando escuchar esas palabras y ahora no sabia que decir, solo sonreía y lloraba a la vez, como cuando brilla el sol y a la vez llueve.

Le conté como me sentía últimamente, triste sin razón, me dijo que era lo más normal del mundo, estoy aprendiendo a encontrarme bien y eso lleva su tiempo.

Como son las cosas, hay que aprender a no tener preocupaciones después de 16 años pendiente del Crohn…

¿Tendré que buscarme nuevas aficiones? Cualquiera será mejor… Eso ni lo dudo!

Si he sabido ganarle, sabré olvidarle…

Os preguntaréis: ¿estás curada? Estoy estable, con el volcán dormido, en coma y apagado. ¿Para siempre? Para mi ahora ya es siempre, y este instante ya será eterno.
Después de contaros algo que no veía tan cerca, aunque lo veía, sabía que algún día podría poner punto final, quiero daros las GRACIAS a todos aquellos que al conocer la noticia os habéis alegrado, me habéis escrito, llamado, abrazado. Gente conocida y desconocida me habéis hecho más feliz incluso de lo que ya lo estaba.
Algunos con los que me he cruzado me decíais que soy muy valiente y yo me ponía a llorar, menuda luchadora llorona! Pero es que ahora solo lloro y lloraré de felicidad.

Hay esperanza señores, hay esperanza!

Y ahora, con vuestro permiso, os dejo con Maria Jimenez y su “Se acabó” por si aun no había quedado claro del todo… 🙂

Todo lo que yo te haga
Antes ya tú me lo hiciste
Y ahora ¿qué quieres conmigo
Si tú para mi no existes?
Aún yo soy mejor persona
Pues no quiero hacerte daño
Solo sé que no te quiero,
Mi amor se fue con los años.

Se acabó
Porque yo me lo propuse y sufrí
Como nadie había sufrido y mi piel
Se quedó vacía y sola, desahuciada
En el olvido y después
De luchar contra la muerte empecé
A recuperarme un poco y olvidé
Todo lo que te quería y ahora ya…
Ahora ya mi mundo es otro.

Doctor Garnier, La ciencia del desdoblamiento del tiempo al servicio del hombre: