Pacto entre damas

12837696_10208755605078281_557575779_o

Foto: Judit Lucas

Sé que no paró de repetírmelo durante mi época de Lady Morfina (cuando dormía plácidamente intubada en la UCI) y ahora vuelve a decirlo cuando tiene la ocasión de hablar en público y dejar constancia de su fe ciega: yo creo en ti Tanit, solo en ti. Supe que conseguirías sobrevivir y sé que llegarás muy lejos.

A mi madre le encanta que le digan que es medio bruja, quizás más que bruja es lunática, por eso la carta que me escribe en el libro se titula hoy es luna llena.

Este sábado tuvimos el honor de participar en las jornadas que organiza el Dr. Javier Martín en el Hospital Sant Joan de Déu.

En estas aulas de pediatría que se organizan cada dos años asisten pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal y sus padres, los que siempre estarán a su lado a las duras y a las maduras.

Cuando llegó el momento de subir a la mesa redonda en la que iba a participar, el Dr. Martín dijo que yo le recordaba al dibujo animado de Inside Out, la alegría, y después mostró una imagen en la que salgo con mi madre y la nombró madre coraje.

Dice mi señora madre que si yo no hubiera estado enferma no tendríamos este vínculo tan fuerte, que seguramente no tendría tanta confianza en ella y que se hubiera perdido muchos momentos de mi vida.

No tenemos más remedio que pensar en la parte positiva de la situación, y esto es lo que intento trasmitir a las personas que me leéis o escucháis.

Imaginaros lo fuerte que es el vínculo con esta brujita mágica que hasta nos hicimos el mismo tattoo, el símbolo de la diosa Tanit. Un pacto es un pacto, dijo ella, cuando estabas en la UCI dijimos que lo haríamos y yo cumplo mi palabra!

En esta última conferencia en la que he participado, pude conocer a muchos valientes que no se rinden, una madre que acababa de comprar el libro me preguntó, Tanit? Es el nombre de la diosa de Ibiza. Mi madre y yo le enseñamos el tatto, seguro que la diosa te ha protegido dijo esta madre.

Su hija estaba sentada en una silla de ruedas, llevaba una sonda nasogástrica y un sinfín de sueros y medicaciones colgando de un palo. Era como mirarme en un espejo del pasado. Yo había sido esa niña.

Ayer recibí un mail de esta mamá contándome que su niña ya se ha leído la mitad del libro. Le he preguntado si puedo ir a visitarlas, están en una planta del hospital que fue mi segundo hogar.

Son, como muchas, otras damas invencibles, que crearán ese vínculo que arrasará con todo lo malo.

No sabéis lo que es para mi recibir vuestras palabras, mails y sonrisas. Que me digáis que mis experiencias os dan fuerza para afrontar cualquier situación. Es lo mejor que podría esperar de un libro que es más maravilloso que puto, como vosotros!!!
Próxima presentación y firma: 19 abril a las 19h en FNAC Illa Diagonal (Barcelona)

image1