Drama Queen

image1 (2)Cada uno de nosotros es el protagonista, el guionista y el director de su propia película, ¿pero que película queremos protagonizar? Muchos parece ser que ensayan cada día para conseguir el Oscar a la mejor película dramática. Siento deciros que es el género más competitivo.

En esta sociedad se estila demasiado el arte de quejarse por nada, y lo peor de todo es que crea adicción. Una vez empiezas a dar portazos y a tumbarte encima de la cama, a manchar la almohada de lagrimones y mocos, y a sollozar hasta quedarte afónico: “¡¡¡Que desgraciado soy!!! ¿¿¿Por que Dios??? ¿¿¿Por que yo???”, puedes darte por perdido.

Aquí empieza la dificilísima tarea de ser siempre el más desgraciado en la faz de la Tierra, aquí empieza el estúpido concurso de “todo lo que me pasa a mi es mucho peor de lo que te pasa a ti”.

“Yo he sufrido más que tú en mi ultima ruptura, mi jefe es más cabrón que el tuyo, mi cisterna pierde más agua que la tuya, mis cuernos eran mas grandes que los tuyos…”

¿Realmente alguien está dispuesto a ganar esta absurda competición?

Siento comunicaros que, aunque muchas personas lo intenten día a día, sus problemas jamás (gracias a Dios o a quién sea que les tiene TANTA manía) llegarán a ser un problema de verdad. Es muy probable que si llegáramos a analizar a fondo (algunas no tienen ni fondo para ser analizadas) las preocupaciones que nos han perseguido durante toda la jornada, no alcanzarían ni el titulo de “semi-problema”.

No digo que tengamos que ser o aparentar siempre que somos felices y comemos perdices, ¡acabaríamos sufriendo algún problema de obesidad! Pero en serio, esta vida no esta hecha para quejarse, esta hecha para disfrutarla. Que si, que es muy fácil decirlo y no tanto ejecutar esta orden en nuestra cabecita loca y trastornada.

¿Podría suceder que llegara el momento en el que tu mayor preocupación sea adelgazar un par de tallas para entrar en unos pantalones nuevos, o enfadarte porque este fin de semana no libras, o porque la taladradora de las obras de enfrente te ha despertado?

Ojalá algún día estos sean nuestros únicos quebraderos de cabeza. Ojalá llegue el día en el que El Día Mundial del Cáncer de Mama sirva para recordad esa enfermedad que desapareció y que ya no hará sufrir ni a más mujeres ni a más familias. Ojalá.

¿Qué ha pasado? ¿Por que necesitamos una buena bofetada para espabilarnos? ¿Por que es la realidad la que nos tiene que poner en nuestro sitio y asume la dirección de nuestra película? Y ni así aprendemos.

Dicen que si tenemos salud, comida y techo y alguien a quién querer, no podemos pedir nada más. ¿Y entonces? ¿Por que quejarse es un deporte nacional?

Por vicio. Por tonteria. Porque todos tenemos una maldita reina del drama en nuestro interior que necesita actuar de vez en cuando o un niño que quiere patalear porque no está conforme con las cosas que tenemos que soportar. Y tienen parte de razón, por supuesto, pero de repente te das cuenta de lo idiota que eres cuando miras a tu alrededor y te das cuenta de que millones de personas están luchando contra alguna enfermedad mortal, millones de personas están luchando para tener un trabajo con el que poder pagar hipotecas y dar de comer a sus hijos. ¿Y tú contra que luchas? Sea contra quién sea solo plantéate GANAR.

image2

 

 

Anuncios