Con peluquitas y a lo loco

 

IMG_0629

Si, es una putada que te hagan quimio. Si, es una putada que se te caiga el pelo. Y si, todo lo malo tiene su parte buena, lo digo en serio.

A mi me han hecho quimio para hacerme un trasplante de células madre. Tengo Crohn y esta era la única solución que me daban después de fracasar en mil y una batallas.

A pesar de todos mis problemas, que eran unos cuantos y bastante serios, la idea de perder mi preciosa (era preciosa, preciosa) y larguísima melena, de la que me sentía tan orgullosa, me horrorizaba.

Me corté el pelo y me lo teñí de rubio. Como iba a perderlo de todas formas ya no me asustaba arriesgar. Triunfé mucho. Los detalles son privados por eso. ¿Fue el nuevo look? ¿O la actitud?

Luego vino cuando me quedé calva como una bola de billar. Cuando el barbero del hospital vino a raparme cerré los ojos muy fuerte. El pelo que iba cayendo al suelo ya no era el mio, por eso, mi preciosa, preciosa melena ya había sido sacrificada. Y todo sacrificio por la salud es poco.

Pero aquí empezó la gran aventura de las peluquitas.

No tenía pelo no, pero tenía pelucas, una morena y otra rubia. Dos armas cargadas para jugar en esta partida en la que iba perdiendo.

Por todo lo que han hecho las pelucas por mi se merecen el primer post y esta carta de despedida:

“Para mi rubia, para mi morena.

Ha llegado el momento de decirnos adiós, hasta luego no, adiós (bueno, quizás en algún carnaval coincidamos). Ha llegado el momento de daros las gracias por haber sido tan buenas compañeras durante estos últimos meses, ha sido un placer pasear con vosotras por la ciudad condal, de día y de noche… Fiestas y más fiestas, dónde engañábamos a algún que otro desconocido. Jugábamos a ser otras, jugábamos a vivir lo que nos había tocado. Vinisteis a Madrid, a Formentera y a donde hiciera falta. Aviones coches y motos. El casco era un problema, pedirle a alguien que te tire del pelo hacia abajo para que cuando te saques el casco con todas las fuerzas no salga volando la peluca detrás era incómodo. Habéis acabado despeinadas en algunas ocasiones. Olíais a suavizante de ropa, que era con lo que os lavaba mamá. Yo os cortaba a mi antojo creyéndome Llongeras. Y aunque parezca raro os echare se menos. Se que muchas os odian , por lo que significáis, pero yo os quiero, por lo que me habéis ayudado a ser, ya que no he sido otra, he sido mas que nunca yo. Me he sentido guapa, sexy, a veces un poco fresca como dirían mis amiga o mi madre. Pero no me he perdido nada. Ahora tocará dejarme ver tal cual. empezar de cero una vez más. Cuesta, es como salir desnuda a la calle, pero se afrontará igual. Las cosas empiezan a mejorar, la partida ni mucho menos ha llegado a su fin, remonto. Está creciendo una nueva etapa y una nueva melena preciosa preciosa.”

IMG_0630IMG_0573

Anuncios