Here comes the sun


– Otra que se ha quedado dormida y se le está cayendo la cabeza encima de mi hombro… espero que no se le caiga la baba… – dijo Irene desde la parte posterior del coche.

– No jodas tia, vosotras no os durmáis eh, ¡que sois mi única compañía!

Eran las 5 de la mañana, o una hora similar creo recordar, cuando decidimos no quedarnos a dormir en la Costa Brava, coger el coche y bajar a Barcelona.

Ana, la conductora oficial, estuvo de acuerdo, con la condición de que no dejáramos de hablar durante el trayecto y que nadie se quedara dormido (mientras no te duermas tú que eres la del volante…)

Nos comprometimos a amenizarle la conducción desplegando toda la simpatía de la que disponíamos a esas horas: la música hacia vibrar las ventanillas, los aplausos y coros duraron hasta la salida de Playa de Aro, acto seguido empezó a reinar el silencio dentro del automóvil.

Como buena copiloto empecé a analizar el día para distraernos, ¿nunca te han dicho que tienes voz de telefonista de linea caliente?, me soltó Ana sin ton ni son.

– Tanit tose, tose, ya veras Ana lo divertida que es cuando tose, no sabe y parece que esté haciendo otra cosa… Quizás será verdad lo de la linea erótica.- acabó de informar Irene.

Después del cachondeo decidí narrar la historia de esa jornada con entonación de voz de mujer GPS (o de linea caliente como decían ellas)

Habíamos sido invitadas a una barbacoa cerca de Pals, la casa donde se hacia la barbacoa estaba habitada por chicos y chicas, nosotras íbamos con invitación masculina y pronto nos ganamos alguna que otra mala mirada de las chicas de la casa.

¡No nos amargaran la barbacoa! Repetíamos sin cesar, hasta que a la hora de cenar decidimos fugarnos de la casa en busca de un plan B en el que las féminas no planearan nuestra muerte lenta y dolorosa. ¿Donde podemos ir? Al Bingo de Playa de Aro con los abuelitos que van a jugarse su pensión. Estábamos seguras que allí pasaríamos totalmente desapercibidas y seríamos bien recibidas.

Nos sentamos en una mesa en la que estaban jugando dos abuelitas con cuatro cartones cada una, nosotras dando por hecho que no estábamos tan bien entrenadas como ellas, decidimos pedir solamente uno para cada una, por si teníamos problemas de concentración…

La primera distracción de la mesa fue cuando yo intente sacarme el jersey, se que parece algo sencillo, algo que el ser humano esta diseñado para ejecutarlo sin ningún tipo de problema. Pero y si le sumamos que llevaba un brazo en cabestrillo y una peluca en la cabeza? Que? Ahora qué me decís? Cómo os sacarías el jersey disimuladamente?

Ana no paraba de mirarme y de descojonarse mientras yo intentaba no perder el brazo ni la peluca en el intento, finalmente otra alma caritativa me ayudó e Irene me acompañó al baño para recolocarme la peluca de pelo sintético torcida y despeinada.

– A ver cuando te dejan movilizar de nuevo el brazo, aunque sigo sin entender de que te ha salido a ti una tendinitis, como no sea de hablar por whatsapp…

– Ni idea, pero me están saliendo unas ampollas muy raras en el brazo, mira, mira.

– Te habrá tocado el sol, y como no lo puedes tomar… será alergia tia.

Volvimos a la sala con nuestros amigos de la tercera edad, el destino había decidido que esa noche no tendríamos suerte ni en el amor ni en el juego.

– Otro cartón aquí!!! – gritaba descontrolada una de nosotras- lo noto tias, lo noto, esta noche canto Bingo.

– Pues aquí pónganos otra copa- contestábamos las que optamos por el alcoholismo antes que por la ludopatía.

Entre copa y copa la risa asoma, la risa tonta y los comentarios inapropiados que antes susurrábamos entre risitas inocentes iban subiendo de tono, parece mentira no saber que un Bingo es como una misa, está muy mal visto que la gente hable y no atienda la palabra del Señor, en este caso de La Señora: 69, seis, nueve (voz de GPS o de línea caliente máxima.)

Las abuelas empezaron a mirarnos mal, ya no podían estar atentas a sus cuatro cartones porque nuestras conversaciones les interesaban más (lo sé, porque vi como se reían disimuladamente para que no se les cayera la dentadura postiza) y no daban abasto.

Nos fuimos, nos sentimos rechazadas una vez más, así que decidimos entrar en una discoteca para bailar un rato y sudar los cubatas baratos de la sala de jubilados, menos Ana, que era la chófer y tenía que comportarse debidamente.

– Mirad niñas, ya está saliendo el sol.

Nos quedamos calladas, unos momentos, las tres que seguíamos despiertas, es increíble que algo que sucede cada día pueda engendrar tanta esperanza a uno mismo. Un día nuevo piensas, una oportunidad más, que puede salir mal o bien. Imagina que sale bien, imagina que todo saldrá bien. No, no lo imagines, todo saldrá bien, por lo tanto, está todo bien (aunque lo del brazo fuera un herpes zoster y no una tendinitis). Y volví a mirarlas y sonreímos todas a la vez.

Here comes the sun, here comes the sun, and I say it’s all right

Little darling, it’s been a long cold lonely winter
Little darling, it feels like years since it’s been here

Here comes the sun, here comes the sun and I say it’s all right

Little darling, the smiles returning to the faces
Little darling, it seems like years since it’s been here

Here comes the sun, here comes the sun and I say it’s all right

Sun, sun, sun, here it comes…
Little darling, I feel the ice is slowly melting
Little darling, it seems like years since it’s been clear

Here comes the sun, here comes the sun,
and I say it’s all right

It’s all right

IT’S ALL RIGHT

“Here comes the sun” The Beatles.

PD: gracias por la foto a mi “filipina” favorita.

Anuncios

No sin mi pamela

IMG_6077.JPG

Cada verano es distinto. Unos fantásticos, otros ambiguos y otros que van directos a la papelera de reciclaje de mi escritorio.
Este ha sido raro, pero no malo. Digo raro porque estoy muy baja de defensas, tengo que entrar en discotecas con mascarillas anti gérmenes, no comparto cubatas (bueno, quizás esto es bueno), voy con pelo estilo garçon o sofocada con la peluca y en la playa huyo del sol.
Resulta que las normas son las siguientes: ¡Hola quimio! ¡Adiós sol!
Te dicen esto en verano y que piensas? Palabrota considerable + me quedo sin verano a no ser que me vaya a Alaska, o palabrota considerable + solo saldré por la noche para tomar la luna… ¡ERROR!
He ido a Formentera y a la Costa Brava. Sol a borbotones. Bueno, en la Costa Brava ha sido un verano un poco nublado… Mi querido astro se enteró que yo no podría tomarlo y se dejó tapar por nubarrones… Claaaaro, claaaaaro.
Mis mejores amigos han sido: las pamelas (mas grandes que las que llevan en las carreras de Ascot) vaporosas camisas de manga larga, protección total para poder conservar mi precioso tono de piel Casper y los más importante: una sombrilla hortera.

No iba de incógnito precisamente. Han habido miradas en las playas que he traducido como: ¿que hace esta flipada con la pamela en medio de la playa de Sant Antoni de Calonge? También cabía la posibilidad de que alguien me pidiera autógrafos pensando que era Ana Obregón, pero no fue así, y mira que yo ya tenia la frase preparada: “Disculpen estoy pasando las vacaciones tranquilamente con mis amigas les pido muy amablemente que me respeten, el posado lo haré esta tarde por eso, gracias.”

Me bañaba en el mar envuelta en un pareo cutre, las simpáticas de mis amigas me tapaban la cabeza con el pareo y se santiguaban delante de la Virgen Maria. Muy majas.

Me untaba de la cabeza a los pies con autobronceador para intentar disimular mi blanco nuclear. Era muy divertido ir dejando un rastro marrón en las sábanas blancas…como dice la canción….
Según como se mirara entre la pamela, el trikini y las gafas de sol también podría estar buscando marido con yate. Ya iba con el atuendo. No, no hubo suerte.

Siempre llevo trikini o bikinis de braguita alta para cubrir cicatrices a las que NUNCA puede darles el sol. Así que me estreso mucho para lograr mis outfits de verano, no son tan sencillos para las chicas con crohn, cicatrices y quimio, que para las otras. Pero con mucha paciencia todo se consigue… Demos gracias a los diseñadores que les ha dado por poner de moda los trikinis y las bragas faja…

Pero a pesar de tener que huir del sol no he huido del verano… En absoluto… ¿Y verano son solo tres meses al año? Mentira. Hay quien vive en un eterno verano y otros que siempre están soñando con él y nunca consiguen tocarlo ni con las puntas de los dedos.

Y detrás de cada prohibición hay un reto excitante. No me saltaré las normas, no, pero las disfrazaré a mi antojo. En este caso con pamelas gigantes y pañuelos de colores.

 

“Me gusta proclamar que he venido a este mundo a pasar el verano.”

Xavier Regàs

IMG_6076

IMG_6075 IMG_6074

El mismo destello

IMG_0639

Me miro, me miro mucho.
Me acerco al espejo hasta rozar el cristal.
Soy miope y no quiero perderme detalle de lo que el señor espejo refleja.
Una chica desconocida, que cuando habla tiene la misma voz que yo, que cuando sonríe lo hace igual que yo.
Cuanto cuesta reconocerse.
Pero me cae bien esta chica nueva.
Antes de dormir me da las buenas noches y desaparece, pero al día siguiente vuelve a salir.
Sal y se pone, sal y se pone. ¿Como el sol?

Yo creo que el sol está enamorado de si mismo, se llama Lorenzo pero no me extrañaría que alguien le apodara Narciso.
Ya sabéis que Narciso estaba prendado de si mismo (como Cristiano Ronaldo) y necesitaba ver su rostro reflejado en la superficie del agua, hasta que un día se acercó tanto que cayó al agua y se ahogó.
Y eso es lo que le sucede al sol cada vez que se ve reflejado en el agua del mar. Se enamora de sus destellos, de su fuego, de su hermosura y baja lentamente para rozar esa magia que hace brillar el agua salada hasta que el océano se lo traga.

Podríamos catalogar las entradas de este blog como se hace con los conciertos, entre acústicas y eléctricas. Me explico, acústico hay quien lo define como tranquilo, o soso, o coñazo. ERROR. Dejémoslo en que es algo más intimo, lento, cálido…
Con el concepto eléctrico lo tendremos más fácil. Se entiende como algo cañero, algo que te hace vibrar, que te sacude.
Hoy toca una entrada acústica. Hoy se actúa a pelo, voz y guitarra, poca potencia pero mucha intensidad de palabra.
¿ Y por que todo el rollo de comparaciones con conciertos? Porque hoy tocamos música. Puestas de sol y música.

No, no se me ha ido la pinza del todo, ahora os encajará todo.
Unos músicos tuvieron el detalle de invitar a sus seguidores a un concierto en Vilanova i la Geltrú el 31 de agosto para despedir el último sol del verano. Para algunos el último y para otros el primero y último, ya que este verano Lorenzo ha brillado por su ausencia….
Una propuesta así de romántica solo se les podía ocurrir a ellos, a Marc, Axel y Jes, también conocidos como Sidonie.
Mi primer bolo de “Sierra y Canadá” a la vera del mar…
Un reencuentro con ellos, después del último benéfico de Crohn-ik en Luz de Gas, dónde por segunda vez participaron para ayudar a los enfermos de Crohn. “Y ojalá podamos ayudar siempre”.
Después de ese concierto le mandé un whatsapp a Marc diciéndole que les quería pero que nunca lo admitiría ya que me cuesta horrores decir esas palabras. “Tanit, entre nosotros nos lo podemos decir…”
Y así es como se hacen y como funcionan las cosas, y como cobran sentido, con cariño (me niego a decir amor, tengo el azúcar perfecto, y por una cosa que tengo bien no la vamos a estropear)
Por muchas mierdas que hayan en este mundo siempre conseguirán llamar más mi atención los gestos de generosidad, el rasgueo de guitarras a favor de la vida y de la lucha. La música puede ser mágica cuando quién la crea lo es.

También hubo un delicioso reencuentro con una “uruguaya”, personas que la vida te las coloca en medio de conciertos y pasan a ser piezas fundamentales. Se la echaba de menos.

Bueno, y el final de la historia ya la sabéis ¿no? Sucedió lo que sucede en todas las puestas de sol costaneras.
El mar se tragó lentamente ese sol de verano. Y con él todas las preocupaciones de ese día, el sol las quemó dentro del mar, de aquí el color rojo que ilumina el cielo justo antes de quedarnos bajo la guardia y protección de esa musa llamada luna.
A mi, por suerte, aun no se me ha tragado el espejo. Tiempo al tiempo.

 

IMG_0637.JPG

IMG_0638.JPG

IMG_0640.JPG

IMG_5985.JPG