Lo siento, pero voy a colarme

El ser humano odia por naturaleza el hecho de hacer colas y más si se trata de hacer cola para ir al baño. 

Se han inventado mil y una excusas para poder saltarse esas colas kilométricas que se generan en las puertas de los baños públicos (sobretodo en los de mujeres…)
Desde gritar el nombre de una amiga falsa e invisible llamada María que casualmente está de las primeras de la cola y te está esperando y cuando llegas a su supuesta posición te quedas ahí con un par haciendo oídos sordos a los insultos de las demás, hasta decir apártense todos que tengo ganas de vomitar e inmediatamente abrirse un camino frente a ti creyéndote Moisés separando las aguas del mar Rojo.
Hablo como testigo de cosas que una ha visto en baños femeninos, aunque también haya acabado usando el de hombres (como TODA mujer hace una o mil veces en la vida) por no soportar esas interminables colas donde algunas ya empiezan a tirarse de los pelos.
Pero la gente ya está harta de que los demás se cuelen (y tienen toda la razón) y cuando alguien realmente dice la verdad sobre la urgencia que tiene para entrar al baño los demás se lo miran queriendo decir: te aguantas como todos. Es que tengo mucho pipí… Y yo. Pero es que no puedo más. Pues mala suerte si te lo haces encima, yo estoy antes.
Y si en vez de pipí fuera otra cosa la que te lleva a ir corriendo al baño? Podrías saltarte la cola? Y vamos a complicarlo más, y si tienes una Enfermedad Inflamatoria Intestinal y tienes que ir cada 2×3 al baño? Y hay algo peor que hacer cola en un baño público? Que no haya ni baño público.
Todos estas preguntas han surgido a lo largo de los años de existencia de estas enfermedades (Crohn y Colitis Ulcerosa) y muchos podréis entenderlo si habéis tenido una fuerte gastroenteritis o simplemente una indigestión por comer vete tu a saber que o haberos puesto las botas en un bufete libre, que nos conocemos…
ACCU Catalunya, la Asociación de Crohn y Colitis Ulcerosa, ha encontrado una gran solución a este incómodo y molesto problema: la tarjeta No Puc Esperar! / ¡No Puedo Esperar! Se trata de un carnet “VIP” para enfermos de Enfermedades Inflamatorias Intestinales que permite el uso de los baños de todos los comercios que se hayan adherido al proyecto. Ha hecho falta la ayuda de muchos voluntarios, de equipos médicos, de ayuntamientos y entidades y de asociaciones de comerciantes y hosteleros para llevar a cabo dicho proyecto.
También se ha creado un App para móvil que te indica cual es el baño más cercano concienciado con el proyecto y te indica cual es el trayecto más corto para llegar.
Desde aquí felicito a todos los que forman parte de este proyecto y celebro el hecho de que para algunos se haya acabado el esperar.
Si eres enfermo y quieres saber como puedes solicitar esta tarjeta, o bien quieres más información entra en:
Esta tarjeta será muy útil, ya que en caso de necesidad, podrás acudir a los baños que forman parte de ¡No Puedo Esperar! Quizás no obtengas mucho resultado cuando se tenga una urgencia y la cola del baño más próximo llegue a Cuenca y necesites que todas las fieras que estén deseando que llegue su turno, te dejen pasar. Si, puedes sacar tu tarjeta “VIP” y hacerles saber que tienes prioridad, y si no te hacen caso, maldecirles todos los huesos de su cuerpo y avisarles que el fuego eterno les está esperando por insolidarios. Y te quedarás en tu sitio, sin tirar de los pelos a nadie, como una persona educada que interiormente se está cagando (y nunca mejor dicho) en todos los demás.

 

Anuncios

Llame a la enfermera

IMG_0857

Quiero hacerles un pequeño homenaje a las enfermeras ( y enfermeros), que trabajan enfundados en pijamas blancos empujando carritos llenos de medicinas para sus enfermos. Enfermeras con horarios imposibles, pacientes desagradecidos, sueldos que disminuyen y sonrisas que deben de crecer para poder transmitir lo mejor de ellas. Si hay que cantar con la loca de Tanit mientras se le quitan las grapas de la tripa se hace, si hay que irle a buscar un batido hipercalórico sabor chocolate a la otra punta del hospital se va. Se alegran de tus logros, sufren con tus recaídas, te pinchan y les duele. Se merecerían mucho más que estas palabras por su labor que a tantísima gente ayuda cada día.

Obviamente lo he enfocado relacionado con las EII (Enfermedades Inflamatorias Intestinales) que es en el campo que más experiencia tengo para poder abordar el tema.

“Estoy llamando a Marta. Tengo el contacto guardado como Magic Telephone. Han pasado muchos años desde que empecé a molestarla vía telefónica, solo con mi hola ya sabe como van las cosas”.

– Martaaaaaa
– Hola Tanit, ¿cómo estás?
– ¿Cómo sabes que soy yo?
– Porque si, Tanit,
– ¡Soy tu peor pesadilla!
– Dime, ¿estás bien? ¿Te pasa algo?
– No, nada. Pero hace mucho que no hablo contigo y también quería que me ayudaras con un post que tengo en mente titulado “Llame a la enfermera”.

Marta se ríe como suele hacer cuando hablamos de temas que no estén relacionados con mi estado de salud.

– Tanit, espero que no serás capaz de poner mi número de teléfono eh, que te conozco.
– ¡No lo había pensado pero gracias por avisarme! Qué mala fama tengo…
– ¡Que no mujer! A ver, dime que tenías pensado y veremos como te puedo ayudar.
– Quiero hablar de los nuevos diagnosticados de Enfermedad Inflamatoria Intestinal, y tú, que tanto tratas con ellos y tantos consejos tienes que dar, creo que eres la persona idónea para esto. A parte también me hace ilu poder hablar de mis enfermeritas, vosotras que tanto habéis estado a mi lado tanto en las duras como en las maduras.
– ¡Adelante pues!

– ¿Cuantos enfermos de EII somos en Catalunya?

– 1 por cada 250 habitantes = 28000, teniendo en cuenta que somos 7.000.000 de habitantes.
Es algo más frecuente la colitis ulcerosa
En cuanto al sexo, la frecuencia de hombres y mujeres es similar.

– ¿Y los nuevos diagnosticados como se toman el hecho de entrar en el club de los enfermos de Crohn o Colitis Ulcerosa?

– El diagnóstico de una enfermedad crónica como la EII implica realizar cambios en la vida de las personas y requiere un proceso de adaptación. No todas las personas lo afrontan de la misma forma y por ello las reacciones son diversas, pasando por diferentes fases de aceptación.
Nuestra función como enfermera/o es la de cuidar y ayudar a las personas afectas a convivir con la enfermedad, para mejorar su bienestar y calidad de vida.
Algunas de estas actuaciones se llevan a cabo en la consulta de enfermería: estudiamos los propios recursos de los pacientes, les ayudamos a darse cuenta de que estrategias tienen para afrontar el nuevo diagnóstico. Les dedicamos el tiempo necesario para escuchar y comprender sus necesidades teniendo en cuenta no sólo aspectos físicos y biológicos, sino también el contexto familiar, personal y social. La idea es establecer una relación de colaboración con el paciente para beneficiar su salud.

– ¿Suelen conocer ya la enfermedad? ¿Y si es así, que saben de ella?

– El paciente de reciente diagnóstico llega a la consulta con conocimientos de amplia variabilidad y fiabilidad, y en algunos casos erróneos. Por otro lado, muchos explican: “tengo un amigo que tiene Crohn y me ha dicho…”, “La vecina de mi madre opina que…” “He visto en un foro que algunos pacientes tienen que…”
No toda la información de internet es de calidad y no se puede asegurar la fiabilidad, por eso parte de la función de la enfermera/o es orientar en la búsqueda de información fiable por internet.

– ¿Podrías hablarme sobre el papel de la enfermera en el cuidado del paciente de reciente diagnóstico en EII?

– El diagnóstico de una enfermedad crónica como la EII, puede tener en mayor o menor medida, un impacto emocional, físico, familiar y social en la vida de las personas.
El equipo asistencial ofrece una atención directa y está formado por distintos profesionales que tienen un rol definido. La actuación de enfermería especializada juega un papel clave en la atención del paciente de reciente diagnóstico y durante el transcurso de la enfermedad.
El enfermero/a va a establecer una atención centrada en la persona y estará acompañando al paciente/familia durante el proceso, dando apoyo, ayudando , guiando , educando en estilos de vida saludables y realizando un seguimiento para favorecer la adaptación de la nueva situación.
La enfermera/o invita al paciente a formar parte de un programa de educación en el que se abordan diferentes contenidos, como por ejemplo: ¿qué es la EII?, recomendaciones para un buen manejo de la enfermedad, tratamientos, hábitos de vida saludables, revisiones de salud y medidas preventivas, cómo convivir con la enfermedad, impacto psicosocial, sexualidad, viajes, recursos y apoyos.

– ¡Genial Marta! Esto es todo! Muchas gracias y nos vemos la semana que viene que me tendrás que hacer un precioso, precioso análisis.

Vuelve a reírse.

– Vale Tanit, aquí te espero. ¡Ah! Y ya me leeré el post en el blog que ya sabes que no nos perdemos ni uno.

 

Me gustaría dar esperanza a personas recién diagnosticadas diciéndoles que aunque en estos momentos no vean la luz, tarde o temprano llegarán a encontrar el interrumptor que la encenderá de nuevo. Cada día somos más, por suerte o desgracia; ser más nos ayuda a ser más fuertes, ser más nos permite mostrar al mundo nuestra enfermedad y darle VISIBILIDAD. #visibilidadeii

Quería compartir con vosotros la web de Miss Bowel como ejemplo de que muchos productos se han modernizado y el Crohn y todo su entorno se adapta a los nuevos tiempos. Somos unos enfermos que nos estamos moviendo para que se nos escuche y para poder tener una vida lo más “normal” posible. Tener la enfermedad no es sinónimo de no poder disfrutar de todo lo que nos apetezca.

http://missbowel.com/

Miss Bowel pretende ayudar a muchos héroes y heroínas a mostrar y embellecer algo que ha estado durante mucho tiempo oculto.

Queremos conquistar a todas esas personas que quieren una vida mejor, más positiva y más plena. Queremos que os sintáis guapos y guapas, que no dejéis de disfrutar de los placeres de la vida: reír, bailar, amar, soñar…