La gestación de mi retoño (o sea del libro)

FullSizeRender

Me siento hinchadísima, de hecho ya hace meses que la panza no deja que me vea los pies que  ya no entran en mis zapatillas negras con pom pom de marabú.
Vale, quizás estoy exagerando un poco (o un mucho) pero es que ya falta nada para “expulsar” al mundo mi “criatura”, digamos que la gestación hace años que dura y no puedo creerme del todo que pronto podamos verle todos la carita y podamos estrujarlo (no arrugarlo) entre nuestros dedos y disfrutar de él, ya que esa es su labor, para eso ha estado creado, para el disfrute de todas las emociones contenidas en algún rincón de vuestro cuerpo-alma.

Fue Víctor Panicello quién me animó a dar el paso: Tanit, y si escribimos un libro mano a mano? Sobre que? Sobre ti.
Empezó a planificar la estructura de la novela, cada capítulo constaría de una carta/mail dirigida a una persona importante para mi en una época distinta.
¿Podéis adivinar donde empecé a escribir las primeras lineas de este libro? Correcto, en una habitación del Clínic, debía de ser el mes de febrero del 2013, por lo tanto hace 3 años.
No, digamos que no eran los mejores días para escribir, ni los mejores meses, ni el mejor año… Mi trabajo iba más lento de lo que en un principio habíamos planeado con Víctor, y él seguía trabajando en otros proyectos mientras me esperaba.
Finalmente no pudo llevarse a cabo la colaboración inicial y después de varios meses sin tocar las letras desordenadas que tenían que formar una novela donde explicara parte de mi vida, afortunada y desdichada como muchas otras, volví al ataque, porque es lo que mejor se me da…
Volar sola daba miedo, pero las ganas siempre pueden con todo, Víctor seguía ofreciéndose a darme su opinión en textos en los que me viera perdida.

Cuando pasa el tiempo todo se ve más claro, y esto también pasó con el libro. ¿Por que lo acabé sola y esperé años a que pudiera publicarse? Porque mi amiga Laura aun tenía que inaugurar una editorial junto a Imma y Sandra. Ni ellas ni yo sabíamos que “A veces puta y otras maravillosas” sería el primer libro de “La vocal de lis”, pero el destino si que lo sabía… Como todo. Y si él lo decide así es porque tiene que ser así. (A menos que no te guste su decisión, la taches y la reescribas tú.)
Y ahora aquí estoy, con la última corrección del manuscrito a punto de entrar en la imprenta, “el hornito” que multiplicará por 600 este trabajo, no solo el de escribir, sino el de vivir.

Y deseo con todas mis fuerzas que os guste, que os encante, que os sacuda!!!
Os recuerdo que la primera vez que se podrá adquirir será en Luz de Gas el lunes 29 de febrero, pero en marzo se distribuirá en librerías y otras plataformas. Seguiré informando!

GRACIAS!!!

Anuncios

Ni santa ni virgen

image1

El diablo tiene mil caras. Y los Géminis como yo, también, entonces, somos el diablo? Quizás por eso me pusieron un nombre que no es católico, apostólico ni romano, que no tiene santo, vamos (aunque durante el bautizo me tiraron agua bendita y no me pasó nada fuera de lo común, obviando el hecho de que yo estaba durmiendo como un “angelito” y la ducha de agua sagrada me despertó de golpe, pero al ver que había público en la “sala” riéndose de la situación no les quise dar el gusto de llorar así que me hice la loca)
– Por qué todo el mundo tiene dos cumples?- le pregunté cuando tenía 3 años a mi madre.

– Cómo dices?- me respondió ella

– Si, a la gente la felicitan y le hacen regalos dos veces al año y a mi solo una vez!

– Ah! Te refieres al santo.

– El que?

– El santo del nombre, por ejemplo cuando es el día de San Juan, el 24 de junio, lo celebramos con el abuelo y tu padre porque los dos se llaman Juan.

– Y el mío cuando es?

– Tanit, es que tú no tienes santo…

Se me cayó el alma a los pies (porque aunque no fuera digna de tener un nombre con santo, yo tenía Y TENGO alma), como no podía tener santo? Cómo no podía tener otra excusa para pedir regalos?

Vaya mierda pensé, bueno, es posible que con 3 años no pensara exactamente esas palabras, tal vez dije “jolines” en voz baja ya que tampoco se me permitía tan fea palabra.

Entonces mi madre, encontró la solución (cosa que aun sigue haciendo)

– Mira Tanit, sabes que podemos hacer? A partir de ahora celebraremos cada año tu santo el día 8 de septiembre, el día de las vírgenes encontradas, como las Núrias, Corales, Meritxells, Queralts…

– En serio???- dije emocionadísima- ya tengo santo???

Estuve a punto de reclamar todos los regalos atrasados que me debían, esto es lo que mis abogadas mi hubieran aconsejado, pero entonces aun no tenía ninguna pululando a mi alrededor, luego pensé que ese no era un buen comienzo después de que mi madre me hiciera ese gran regalo: un santo. Mamá me ha regalado un santo!!!

Quizás algunos os estaréis preguntando, cosa que suele pasar muy a menudo al oír mi nombre, que de donde proviene Tanit. Y aquí es cuando empiezo echándole la culpa a mi madre por haberme puesto semejante nombre pecaminoso, de una diosa pagana que fue venerada durante siglos por los fenicios, entre otros. Diosa del amor y la fecundidad, sacrificaban niños en su nombre y tuvo hasta un templo en la isla de Ibiza, donde años más tarde los hippies la adoptaron como símbolo propio.

Tengo que decir que he odiado durante muchos años llamarme así, y que unos sudores fríos empezaban a apoderarse de mi cuando alguien me preguntaba como me llamaba. – Taaa qué?- solían responder. Finalmente opté por llamarme María Victoria, sobretodo a las 3 de la mañana en una discoteca con la música a todo volumen, así la vida resultó ser un poco más sencilla..

Nadie llamada Tanit ha logrado llegar a ser Santa, y virgen, puede que haya habido alguna, pero no ha conseguido ningún altar donde colocarse. Por un tiempo pensé en marcarme una gran meta, yo sería la primera Santa Tanit.

A los 6 años empecé a documentarme leyendo historias de santos en la biblioteca del colegio, también hablábamos de sus vidas en clase de religión, y rápidamente cambié de opinión. A los santos los quemaban, los cortaban a rodajas o incluso se los comían los leones. Definitivamente eso no estaba hecho para mi. Quita, quita.

Un día llegando del colegio le comuniqué a mi madre que ya no quería ser santa, que lo sentía mucho si la defraudaba como hija, pero que no estaba dispuesta a recorrer tan duro camino. Mi madre contestó con un escueto “Ah”. Qué poca fe tenía en mi…

Debería de pensar en una meta más a mi alcance, aun no sé porque la idea de ser virgen ni se me pasó por la cabeza, es que ni me lo planteé.

Supuse que hacer el bien, a mi “manera” (como lo hago casi todo, a mi manera), ya serviría para ganarme el cielo aunque tuviera un nombre pagano. Más tarde he llegado a la conclusión que tienes que actuar tal y como uno crea conveniente, y que el bien y el mal es relativo según la persona que lo mide.

El otro día un chico me preguntó si yo era una diablilla. Me estuve riendo un buen rato y le pregunté si pensaba que estábamos dentro de una canción de reguetón.

Todo lo que esté a mi alcance para hacer el bien lo haré, pero no nos olvidemos que las niñas buenas van al cielo y las malas a todas partes. Yo siempre he sido de estar en todas partes…

Por supuesto que he acabado adorando mi nombre, y ya no lo cambiaría por ningún otro, eso si, si alguien no lo pronuncia bien a la primera pasa directamente a mi lista de sacrificios para la Diosa Tanit.

image1 (1) image2

El descanso del guerrero

post 45

¿Y de qué va a ir el blog? Pregunté con cara de poco convencida a Irene y a Belén, las que me acababan de aconsejar que escribiera un blog.

– Pues de tus cosas Tanit, de tu vida y de como la vives.- Dijeron como si fuera lo más normal.

– Ah.- Respondí sin verlo nada claro.

Y así fue el comienzo de la primera temporada de ungramodelocura.com, a veces pienso que me equivoqué con el nombre y que debía de haberlo llamado celebrandolalocura.com porque me he dado cuenta que es a lo que me dedico básicamente…

Muchos me conocisteis hace un año, en septiembre de 2014, cuando me presenté y conté la historia de mis peluquitas, la parte divertida de la quimio, o por lo menos yo me obligaba a verlo así para poder seguir adelante. Sabía que estaba a punto de empezar lo que suelen llamar el descanso del guerrero, cosa que me resultó más complicada de asumir que todas las torturas que había vivido hasta entonces.

https://ungramodelocura.com/2014/09/01/con-peluquitas-y-a-lo-loco/

Cuando has sido esclavo de una enfermedad cuesta aprender a retomar el rumbo de tu vida. ¿Qué vida? ¿Yo tenía de eso? La pobre estaba arrinconada sin atreverse a alzar la voz…

Ahora nos estamos conociendo, me refiero a la parte maja, a la cabrona ya la tenía muy vista…

Y ha sido cuando me he dado cuenta de que el descanso del guerrero es una mierda. ¿Quién necesita paz en su vida para poder pensar? ¿Para qué? ¿Para ver lo que va mal en ella o le que le falta? Ha sido ahora cuando me he dado cuenta de todo lo que me ha robado el puto Crohn, y sin él ¿qué soy? Si, alguien que no está enfermo pero que está perdido.

No se como actuar, no se hacia donde tirar. Paciencia has de tener, acabas de aterrizar en el mundo real. Yo no se como funciona este mundo, yo siempre he sido carne de hospital. No diré que lo echo de menos, para nada, pero esa era mi profesión, luchadora sin rendición. ¿Y ahora que?

 

En mi primera entrada de la segunda temporada no me despido de nada ni de nadie, ni adiós peluquitas ni adiós pajarito sin cola. Prefiero dar la bienvenida a un nueva era llena de sorpresas y buenas nuevas ( las malas ya saben donde pueden irse…)

No era mentira cuando dijeron que el tiempo pone cada cosa en su lugar.

Deseo que hayáis pasado unas buenas vacaciones, y os diré también que os he echado de menos, sois un buen timón donde agarrarse.

 

Deberes de verano


Esas listas interminables de libros que te aconsejaban que leyeras durante tus 2 maravillosos meses de vacaciones, el cuaderno de ejercicios de lengua, las hojitas de matemáticas para reforzar esos problemas que tanto te gustaban hacer durante el curso escolar… No, está claro que los deberes que voy a poneros no tienen nada que ver con los que habéis conocido hasta ahora, y ya que no todos estamos en las mismas situaciones los deberes serán hechos a medida, toma ya, como me lo curro en mi último post de la temporada, allá voy:

Para los que “preferís” pasar vuestras vacaciones ingresados en un hospital: Os diré que tenéis muy mal gusto eligiendo este destino pero también confesaré que yo he pasado muchos veranos en fantásticas suites con vistas al edificio de ladrillos de enfrente. Algunos no podréis moveros de la cama y es muy posible que tampoco os apetezca hacer nada, ni leer, ni escuchar música, ni ver películas, porque cuando estás mal, no tienes ganas de nada y eso hay que respetarlo. También recibiréis pocas visitas porque media ciudad ha decidido irse de vacaciones (que poca consideración) pero allí tendréis a la enfermeras y a los médicos que les ha tocado chuparse todo el mes de agosto a vuestro lado y eso reconforta, si tú no puedes disfrutar del verano que no lo haga nadie! MUY IMPORTANTE: no cotillear las redes sociales donde todo el mundo está colgando fotos de playas paradisiacas o de mojitos de mora (cosa que no sabias ni que existia) si no quieres acabar de deprimirte más.
Mis deberes para vosotros son los siguientes: poneros buenos lo antes posible!!! Pensar en positivo y tener buenos médicos es la formula mágica para lograrlo, a medida que vayais mejorando empezar a hacer todo aquello que a la gente que no para quieta le es imposible: leer un buen libro (o dos, o tres o diez), bajarte todas las pelis que no viste en el cine y que te hubiera gustado ver, descubrir nuevas series de televisión, nuevos grupos de música, y lo más importante: planear el asalto al mundo para cuando salgáis de esta mierda de situación. Ánimos!!!

Para los que no vais a tener vacaciones porque sois unos currantes de los buenos: primero de todo, demos gracias al Señor porque tenéis trabajo (que hoy en día ya sabemos que es un bien muy preciado y que hay que conservarlo) hay que pensar que muchos conocidos se encontrarán en esta misma situación así que uniros y disfrutad de los placeres que la ciudad fantasma os ofrece: guiris con los que practicar inglés y lo que surja, restaurantes y bares sin interminables colas, cero tráfico para llegar al trabajo, un calor de un par de narices que os permitirá adelgazar de tanto sudar…
Mis deberes para vosotros son: no es necesario llegar cada día puntual al curro y sin resaca, hay que dejarse llevar cada día y apuntarse a todos los planes que te ofrezcan porque aunque estés trabajando es verano y en verano se lleva la libertad.

Para los afortunados que os vais de vacaciones (os las merezcáis o no): sean largas o cortas,(vale si, no nos engañemos, en este tema el tamaño TAMBIÉN importa) hay que exprimirlas, este es el único deber que os pongo. No quiero presionar a nadie, pero somos afortunados de poder volver a saltar por encima de las olas como hacen los niños, o de freírnos al sol como si no hubiera un mañana, de quedarnos dormidos con esa dulce nana que nos canta el mar. Los que estaréis en la montaña encontraréis el placer en poneros un chaqueta al anochecer porque refresca, en organizar nuevas rutas para encontrar ríos de agua helada en el que solo os atreveréis a meter el dedo meñique del pie. Quien vaya de turismo descubrirá nuevas culturas, nuevas comidas y vivirá nuevas experiencias…
Vayáis donde vayáis, hagáis lo que hagáis rodearos de quien os quiera, de quien os haga reír, de quien os regale momentos inolvidables de los que haréis fotos, pero no fotos para subir a instagram, esas fotos no se suben ya que se quedan guardadas en tu memoria, ya que capturan momentos y no imágenes.

Ha llegado el momento de cargar pilas, de seguir siendo feliz o de tropezarte o obligarte a tropezar con tus ganas de luchar, el verano es tuyo, tú mandas, no dejes que nada salga mal.
Yo volveré al blog el primer lunes de septiembre, y espero que este mes me haya regalado mucha energía para seguir enloqueciendo y para compartir mis locuras con vosotros.

Feliz verano bonitos y bonitas y gracias por estar aquí!!!

Here comes the sun


– Otra que se ha quedado dormida y se le está cayendo la cabeza encima de mi hombro… espero que no se le caiga la baba… – dijo Irene desde la parte posterior del coche.

– No jodas tia, vosotras no os durmáis eh, ¡que sois mi única compañía!

Eran las 5 de la mañana, o una hora similar creo recordar, cuando decidimos no quedarnos a dormir en la Costa Brava, coger el coche y bajar a Barcelona.

Ana, la conductora oficial, estuvo de acuerdo, con la condición de que no dejáramos de hablar durante el trayecto y que nadie se quedara dormido (mientras no te duermas tú que eres la del volante…)

Nos comprometimos a amenizarle la conducción desplegando toda la simpatía de la que disponíamos a esas horas: la música hacia vibrar las ventanillas, los aplausos y coros duraron hasta la salida de Playa de Aro, acto seguido empezó a reinar el silencio dentro del automóvil.

Como buena copiloto empecé a analizar el día para distraernos, ¿nunca te han dicho que tienes voz de telefonista de linea caliente?, me soltó Ana sin ton ni son.

– Tanit tose, tose, ya veras Ana lo divertida que es cuando tose, no sabe y parece que esté haciendo otra cosa… Quizás será verdad lo de la linea erótica.- acabó de informar Irene.

Después del cachondeo decidí narrar la historia de esa jornada con entonación de voz de mujer GPS (o de linea caliente como decían ellas)

Habíamos sido invitadas a una barbacoa cerca de Pals, la casa donde se hacia la barbacoa estaba habitada por chicos y chicas, nosotras íbamos con invitación masculina y pronto nos ganamos alguna que otra mala mirada de las chicas de la casa.

¡No nos amargaran la barbacoa! Repetíamos sin cesar, hasta que a la hora de cenar decidimos fugarnos de la casa en busca de un plan B en el que las féminas no planearan nuestra muerte lenta y dolorosa. ¿Donde podemos ir? Al Bingo de Playa de Aro con los abuelitos que van a jugarse su pensión. Estábamos seguras que allí pasaríamos totalmente desapercibidas y seríamos bien recibidas.

Nos sentamos en una mesa en la que estaban jugando dos abuelitas con cuatro cartones cada una, nosotras dando por hecho que no estábamos tan bien entrenadas como ellas, decidimos pedir solamente uno para cada una, por si teníamos problemas de concentración…

La primera distracción de la mesa fue cuando yo intente sacarme el jersey, se que parece algo sencillo, algo que el ser humano esta diseñado para ejecutarlo sin ningún tipo de problema. Pero y si le sumamos que llevaba un brazo en cabestrillo y una peluca en la cabeza? Que? Ahora qué me decís? Cómo os sacarías el jersey disimuladamente?

Ana no paraba de mirarme y de descojonarse mientras yo intentaba no perder el brazo ni la peluca en el intento, finalmente otra alma caritativa me ayudó e Irene me acompañó al baño para recolocarme la peluca de pelo sintético torcida y despeinada.

– A ver cuando te dejan movilizar de nuevo el brazo, aunque sigo sin entender de que te ha salido a ti una tendinitis, como no sea de hablar por whatsapp…

– Ni idea, pero me están saliendo unas ampollas muy raras en el brazo, mira, mira.

– Te habrá tocado el sol, y como no lo puedes tomar… será alergia tia.

Volvimos a la sala con nuestros amigos de la tercera edad, el destino había decidido que esa noche no tendríamos suerte ni en el amor ni en el juego.

– Otro cartón aquí!!! – gritaba descontrolada una de nosotras- lo noto tias, lo noto, esta noche canto Bingo.

– Pues aquí pónganos otra copa- contestábamos las que optamos por el alcoholismo antes que por la ludopatía.

Entre copa y copa la risa asoma, la risa tonta y los comentarios inapropiados que antes susurrábamos entre risitas inocentes iban subiendo de tono, parece mentira no saber que un Bingo es como una misa, está muy mal visto que la gente hable y no atienda la palabra del Señor, en este caso de La Señora: 69, seis, nueve (voz de GPS o de línea caliente máxima.)

Las abuelas empezaron a mirarnos mal, ya no podían estar atentas a sus cuatro cartones porque nuestras conversaciones les interesaban más (lo sé, porque vi como se reían disimuladamente para que no se les cayera la dentadura postiza) y no daban abasto.

Nos fuimos, nos sentimos rechazadas una vez más, así que decidimos entrar en una discoteca para bailar un rato y sudar los cubatas baratos de la sala de jubilados, menos Ana, que era la chófer y tenía que comportarse debidamente.

– Mirad niñas, ya está saliendo el sol.

Nos quedamos calladas, unos momentos, las tres que seguíamos despiertas, es increíble que algo que sucede cada día pueda engendrar tanta esperanza a uno mismo. Un día nuevo piensas, una oportunidad más, que puede salir mal o bien. Imagina que sale bien, imagina que todo saldrá bien. No, no lo imagines, todo saldrá bien, por lo tanto, está todo bien (aunque lo del brazo fuera un herpes zoster y no una tendinitis). Y volví a mirarlas y sonreímos todas a la vez.

Here comes the sun, here comes the sun, and I say it’s all right

Little darling, it’s been a long cold lonely winter
Little darling, it feels like years since it’s been here

Here comes the sun, here comes the sun and I say it’s all right

Little darling, the smiles returning to the faces
Little darling, it seems like years since it’s been here

Here comes the sun, here comes the sun and I say it’s all right

Sun, sun, sun, here it comes…
Little darling, I feel the ice is slowly melting
Little darling, it seems like years since it’s been clear

Here comes the sun, here comes the sun,
and I say it’s all right

It’s all right

IT’S ALL RIGHT

“Here comes the sun” The Beatles.

PD: gracias por la foto a mi “filipina” favorita.

Pero un beso de amor no se lo doy ni a mi abuela

Muchos besos, pero de cariño y de agradecimiento (de amor no doy) para todos vosotros por leer mis locuras, por animarme a seguir escribiendo en el blog, y quiero dejar claro que NO voy a dejar de hacerlo simplemente porque ya “esté curada”. He recibido mails preguntándomelo y quiero deciros que aquí hay que contarlo todo, no solo las penas y los sueños por realizar sino también la energía que hay que desprender para exprimir los segundos del verano.

La primavera me sentó mal, las musas se fueron con otro seguramente (ya sabemos que son un poco frescas…), y yo me consolé con pastillas para no soñar, que me ayudan a soportar tal subidón de felicidad.

Tanta felicidad hay que compartirla, ¿cómo puedo hacerlo? ¿y si voy regalando besos por las noches, por ejemplo? A mi yo interior le pareció buena idea, más que buena, divertida y solidaria. Me iba a convertir en donadora de besos (¿o de placer como dirían en la canción Tequila de Café Quijano?)

Los besos trasmiten energía, buenas vibraciones, algo de calorcito y… y los besos manchan de carmín rojo a las víctimas siendo señaladas delante de toda la discoteca. Dicen que los besos también contienen bacterias, y las barbas de los hipsters ya ni os cuento, pero me gusta el riesgo (y a cuanto más larga sea la barba, mejor).

Ser donante de besos no significa morrearse con el primer pringado calentorro que te pase por el lado, no nos confundamos, estas donaciones tienen su ritual, su ceremonia, si, como la del té de las geishas. Hay que intentar que el beneficiado de la donación esté minimamente bien, recordemos que estamos compartiendo felicidad, no lo haremos con alguien que nos pueda trasmitir cosas contrarias a ello (o asco, por ejemplo). Las sonrisas inician el juego, las lenguas lo ejecutan y la música te marca el ritmo.

Cuando una está ocupada repartiendo besos tiende a perder las amigas, o que ellas hagan de paparazzis y de aquí que tenga foto para el post de hoy, gracias amiga, y chico anónimo, no haber aceptado el beso de donación y no habrías salido en la foto, así que prohibidas quejas o denuncias, que conozco a muchas abogadas.

Un chico que estaba sin marcar me observaba desde la barra, era el más guapo de todos ¿o lo veía como el más guapo porque aun no había compartido con él mi pintalabios? (o lo que me quedaba de él).

Mientras le demostraba mi felicidad a otro chico yo me iba mirando al otro, y él observaba la escena ocupando su boca con una copa miedo vacía.

Necesitaba un espejo, necesitaba más rojo, así que me fui corriendo al baño y al volver el chico de la copa medio vacía ya no estaba, pero si la copa. Me terminé su ginebra, y mi rojo quedó plasmado en el cristal, el cristal que antes había sido suyo.

Fui en busca de un poco de aire, y de paso también quería encontrar alguna amiga, ¿o quizás ellas también estaban contentas y eran donadoras como yo? al salir de la discoteca me tropecé con el chico de la copa medio vacía, y su mano sostenía una rosa roja.

Sonreí, deseando haberme pintado los labios bien y no mostrarle unos dientes con restos de carmín (es algo MUY poco sexy) y él hizo el gesto, por tu sonrisa, me dijo, y me la colocó en el escote que las gotitas de sudor hacían brillar bajo la luz de la farola.

Bajo la farola había una de mis amigas con un jovencito que tenía embobado, las maduras tía, que le van las maduras, me dijo. Pero es tan joven que habla un idioma distinto a nosotras y no estoy entendiendo nada… Malditos menores.

Yo me acerqué más al de la rosa, y él me freno. No quiero los mismos besos que han tenido los demás…

Volví a sonreír. Cuando aprenda a dar los besos que tu quieres te buscaré, de momento podemos hacer esto… Saqué el pintalabios del bolso, y le pinté los labios, otro marcado por mi “felicidad”. Tienes que saber que un beso de amor no se lo doy ni a mi abuela. Ya está, ya había salido la vedette del Molino que llevo dentro, cada día tengo más claro que en una vida anterior lo fui.

Desapareció entre las calles de portales que en épocas anteriores habían escondido otras noches mías de locura, pero no de amor. Yo hablo y entiendo de felicidad. Y de compartir. Y de donar, claro.

Se acabó

Todo tiene un principio y un final.

Hay finales trágicos, otros que llegan sin más y de vez en cuando la magia de Disney te concede un final feliz.

Nunca había fallado un lunes sin escribir, nunca hasta los dos anteriores que desaparecí sin dar explicaciones. Pido perdón, que feo está dejar plantadas a las personas que me seguís cada lunes, pero hoy voy a contaros algo bonito, bueno, en realidad bonito no es la palabra, os contaré algo increíble:
Estaba atascada en el vagón de mi montaña rusa emocional, todo eran subidas y bajadas y encima sin razón alguna. Algo estaba a punto de suceder y mi interior me lo estaba gritando. Parece mentira, hace 26 años que me conozco y a veces me cuesta descifrarme… “Habla cada noche con tu Tanit del futuro” me aconsejaba mi amiga Cori, quién me habló del desdoblamiento de cada ser y de las teorías del Dr. Garnier (pondré el enlace más abajo por si a alguien le puede interesar).
Yo le preguntaba a mi Tanit del futuro cada noche antes de dormir, dejando la mente en blanco (cosa tremendamente complicada), ¿que me pasa? Tú lo tienes que saber, tú ya lo has vivido! Tiene que ser algo bueno, porque tú solo quieres cosas buenas para mi…

El viernes tuve la respuesta, me la dio la doctora Elena Ricart: Tanit, todas las pruebas indican que estás perfecta, ni rastro de tu enfermedad.

¿¿¿CÓMO??? Toda mi vida esperando escuchar esas palabras y ahora no sabia que decir, solo sonreía y lloraba a la vez, como cuando brilla el sol y a la vez llueve.

Le conté como me sentía últimamente, triste sin razón, me dijo que era lo más normal del mundo, estoy aprendiendo a encontrarme bien y eso lleva su tiempo.

Como son las cosas, hay que aprender a no tener preocupaciones después de 16 años pendiente del Crohn…

¿Tendré que buscarme nuevas aficiones? Cualquiera será mejor… Eso ni lo dudo!

Si he sabido ganarle, sabré olvidarle…

Os preguntaréis: ¿estás curada? Estoy estable, con el volcán dormido, en coma y apagado. ¿Para siempre? Para mi ahora ya es siempre, y este instante ya será eterno.
Después de contaros algo que no veía tan cerca, aunque lo veía, sabía que algún día podría poner punto final, quiero daros las GRACIAS a todos aquellos que al conocer la noticia os habéis alegrado, me habéis escrito, llamado, abrazado. Gente conocida y desconocida me habéis hecho más feliz incluso de lo que ya lo estaba.
Algunos con los que me he cruzado me decíais que soy muy valiente y yo me ponía a llorar, menuda luchadora llorona! Pero es que ahora solo lloro y lloraré de felicidad.

Hay esperanza señores, hay esperanza!

Y ahora, con vuestro permiso, os dejo con Maria Jimenez y su “Se acabó” por si aun no había quedado claro del todo… 🙂

Todo lo que yo te haga
Antes ya tú me lo hiciste
Y ahora ¿qué quieres conmigo
Si tú para mi no existes?
Aún yo soy mejor persona
Pues no quiero hacerte daño
Solo sé que no te quiero,
Mi amor se fue con los años.

Se acabó
Porque yo me lo propuse y sufrí
Como nadie había sufrido y mi piel
Se quedó vacía y sola, desahuciada
En el olvido y después
De luchar contra la muerte empecé
A recuperarme un poco y olvidé
Todo lo que te quería y ahora ya…
Ahora ya mi mundo es otro.

Doctor Garnier, La ciencia del desdoblamiento del tiempo al servicio del hombre: