Ni santa ni virgen

image1

El diablo tiene mil caras. Y los Géminis como yo, también, entonces, somos el diablo? Quizás por eso me pusieron un nombre que no es católico, apostólico ni romano, que no tiene santo, vamos (aunque durante el bautizo me tiraron agua bendita y no me pasó nada fuera de lo común, obviando el hecho de que yo estaba durmiendo como un “angelito” y la ducha de agua sagrada me despertó de golpe, pero al ver que había público en la “sala” riéndose de la situación no les quise dar el gusto de llorar así que me hice la loca)
– Por qué todo el mundo tiene dos cumples?- le pregunté cuando tenía 3 años a mi madre.

– Cómo dices?- me respondió ella

– Si, a la gente la felicitan y le hacen regalos dos veces al año y a mi solo una vez!

– Ah! Te refieres al santo.

– El que?

– El santo del nombre, por ejemplo cuando es el día de San Juan, el 24 de junio, lo celebramos con el abuelo y tu padre porque los dos se llaman Juan.

– Y el mío cuando es?

– Tanit, es que tú no tienes santo…

Se me cayó el alma a los pies (porque aunque no fuera digna de tener un nombre con santo, yo tenía Y TENGO alma), como no podía tener santo? Cómo no podía tener otra excusa para pedir regalos?

Vaya mierda pensé, bueno, es posible que con 3 años no pensara exactamente esas palabras, tal vez dije “jolines” en voz baja ya que tampoco se me permitía tan fea palabra.

Entonces mi madre, encontró la solución (cosa que aun sigue haciendo)

– Mira Tanit, sabes que podemos hacer? A partir de ahora celebraremos cada año tu santo el día 8 de septiembre, el día de las vírgenes encontradas, como las Núrias, Corales, Meritxells, Queralts…

– En serio???- dije emocionadísima- ya tengo santo???

Estuve a punto de reclamar todos los regalos atrasados que me debían, esto es lo que mis abogadas mi hubieran aconsejado, pero entonces aun no tenía ninguna pululando a mi alrededor, luego pensé que ese no era un buen comienzo después de que mi madre me hiciera ese gran regalo: un santo. Mamá me ha regalado un santo!!!

Quizás algunos os estaréis preguntando, cosa que suele pasar muy a menudo al oír mi nombre, que de donde proviene Tanit. Y aquí es cuando empiezo echándole la culpa a mi madre por haberme puesto semejante nombre pecaminoso, de una diosa pagana que fue venerada durante siglos por los fenicios, entre otros. Diosa del amor y la fecundidad, sacrificaban niños en su nombre y tuvo hasta un templo en la isla de Ibiza, donde años más tarde los hippies la adoptaron como símbolo propio.

Tengo que decir que he odiado durante muchos años llamarme así, y que unos sudores fríos empezaban a apoderarse de mi cuando alguien me preguntaba como me llamaba. – Taaa qué?- solían responder. Finalmente opté por llamarme María Victoria, sobretodo a las 3 de la mañana en una discoteca con la música a todo volumen, así la vida resultó ser un poco más sencilla..

Nadie llamada Tanit ha logrado llegar a ser Santa, y virgen, puede que haya habido alguna, pero no ha conseguido ningún altar donde colocarse. Por un tiempo pensé en marcarme una gran meta, yo sería la primera Santa Tanit.

A los 6 años empecé a documentarme leyendo historias de santos en la biblioteca del colegio, también hablábamos de sus vidas en clase de religión, y rápidamente cambié de opinión. A los santos los quemaban, los cortaban a rodajas o incluso se los comían los leones. Definitivamente eso no estaba hecho para mi. Quita, quita.

Un día llegando del colegio le comuniqué a mi madre que ya no quería ser santa, que lo sentía mucho si la defraudaba como hija, pero que no estaba dispuesta a recorrer tan duro camino. Mi madre contestó con un escueto “Ah”. Qué poca fe tenía en mi…

Debería de pensar en una meta más a mi alcance, aun no sé porque la idea de ser virgen ni se me pasó por la cabeza, es que ni me lo planteé.

Supuse que hacer el bien, a mi “manera” (como lo hago casi todo, a mi manera), ya serviría para ganarme el cielo aunque tuviera un nombre pagano. Más tarde he llegado a la conclusión que tienes que actuar tal y como uno crea conveniente, y que el bien y el mal es relativo según la persona que lo mide.

El otro día un chico me preguntó si yo era una diablilla. Me estuve riendo un buen rato y le pregunté si pensaba que estábamos dentro de una canción de reguetón.

Todo lo que esté a mi alcance para hacer el bien lo haré, pero no nos olvidemos que las niñas buenas van al cielo y las malas a todas partes. Yo siempre he sido de estar en todas partes…

Por supuesto que he acabado adorando mi nombre, y ya no lo cambiaría por ningún otro, eso si, si alguien no lo pronuncia bien a la primera pasa directamente a mi lista de sacrificios para la Diosa Tanit.

image1 (1) image2

Anuncios

7 comentarios en “Ni santa ni virgen

  1. TANIT precioso nombre para una persona preciosa, hoy me has hecho reír a carcajadas, hasta hace poco no sabia yo el día de mi Santo, en el norte no hay costumbre de felicitar los santos a no ser que no sean Juan, José o de ese tipo, gracias por hacerme terminar el día riendome. Besossssss

    Me gusta

  2. Tanit. Piensa k el “diablo” hasta se viste de Prada.. jajja cada uno k tenga el nombre k tenga…y lo debe llevar con la cabeza bien alta!!!
    A mi Cristina, tampoco me gustaba como nombre….estaba el cole plagado de Cristinas en mi época. …k horror!!!
    Le acabé cogiendo gusto al nombre e incluso a veces lo “tuneo” Kristina…. (a lo ruso…cuando quiero hacerme la fuerte) o Christine ( cuando hago de gatita..jajjaj)
    Asi k CABEZA ALTA SEÑORITA!!!! TANIT!!! NOMBRE BONITO Y SINGULAR. TAL Y COMO ERES TU!
    Besotes locatis

    Me gusta

  3. Molt curiós haver trobat aquest post, per dues (o tres, va!) raons no menys curioses. En primer lloc, com que em dic Sergi, el meu sant hauria hagut de ser el 8 de setembre (igual que el teu), però el dia del meu bateig el capellà es va equivocar i va dir als meus pares que el meu Sant Sergi (el dels 4 Sant Sergis que hi ha) seria el 9 de setembre. Aquí ve la segona curiositat: com que ningú es va molestar a comprovar-ho (o a corregir-ho), el meu sant es va quedar pel 9 de setembre, és a dir, que avui és precisament el dia del meu sant. I la tercera curiositat, però no menys important, la meva filla també es diu Tanit i, com bé dius, un nom precristià com el vostre ja voltava pel món molt abans que s’inventessin els màtirs i els sants. El dia que la meva filla es va adonar que no tenia sant, davant la seva decepció, la seva mare (parella meva) i la meva mare, que comparteixen sant el dia 8 de desembre, van decidir que celebraríem el sant de la Tanit aquell mateix dia. Si ho arribo a saber abans, potser hagués triat el 8 de setembre, tant per ser el meu “sant real” com per tenir-lo tan a prop del meu 🙂

    Le gusta a 1 persona

  4. Sin lugar ha dudas tienes un nombre precioso, no lo conocía). Por otro lado, también me ha echo gracia una coincidencia con tu nombre y mi apodo, por el que todos me conocen), me llaman Tanito, y me gusta, pero no me importaría prescindir de la “o” y pasar a llamarme como tu, jajajaja…
    Un texto entretenido y divertido, me gusta el punto irónico que le das. Enhorabuena, Tanit.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s