Oda al sujetador

IMG_6784Este año los sujetadores han cumplido 100 años. 100 años han tenido los hombres para aprender a desabrocharlos y han sido en vano, aunque siempre hay excepciones…
Os hablaré de un par de amigos, con unos cuantos añitos más que yo, que hicieron una apuesta entre ellos una noche de fiesta dentro de una discoteca.
-¿Tú de cuantos crees que es? ¿De dos o de tres?
-De tres. – afirmó uno de ellos muy convencido.
-¿Y cuantos segundos tardas?
-Dos. ¿Nos jugamos una copa?
-Hecho.
No sabía de que leches estaban hablando pero lo comprobé al momento. Uno de ellos se acercó a mi, colocó su mano en mi espalda y mi sujetador estuvo a punto de salir por el escote del vestido para hacer un solo en medio de la pista de baile.
Cuando hablaban de si era de dos o de tres se referían a los ganchillos que abrochan el sujetador (se ve que eso es importante saberlo para desabrocharlo) y el desabrochador oficial tuvo su copa de ganador (de alcohol).
Pero hubo un día en el que su técnica falló, intentó hacérselo a una chica para fardar y la chica no llevaba sujetador y ella le aplaudió la cara aunque con lo dura que la tiene no le debió doler.

Durante la niñez las mujeres desean que llegue el GRAN  día en el que podrán ponerse sujetadores y pasaran al lado de las MUJERES, de aquí lo de colocarse globos hinchados dentro del vestido en cada fiesta infantil. Si nos paramos a pensar en los sujetadores nos daremos cuenta de que las mujeres los llevamos cerca del corazón desde la adolescencia (y apretándonos la espalda y dejando marcas preciosas). Durante esa época, las que no logran llenar la copa, los llenan con calcetines para el conocido efecto aumento (calcetines, pañuelos, hombreras, monederos, papel de cocina…)  A la hora de quitárselos aparece toda la verdad,  por eso, (o desaparece). Es un poco como el cuento de la cenicienta, otra mentirosa, cautivó al príncipe con su vestido divino y sus zapatos de cristal y a la hora de la verdad lo único que tenía era un delantal sucio y un par de ratoncitos parlanchines. Hombres del mundo: todo es mentira, no os creáis nada. ¿Ah que jode? será que vosotros no mentís… Vale si, es distinto, vosotros lo hacéis peor.

Tipos de sujetadores:

-LOS DE RELLENO: Es como llevar un cojín en cada pecho. Si te los tocan solo notaran relleno, si te golpean solo notaran relleno, si te disparan, la bala quedará atrapada en medio del relleno. Los pechos estarán protegidos incluso de una guerra nuclear.
-LOS SUPER PUSH UP: Los que te las suben y te las ponen de corbata. Para las que sienten la necesidad de dejar bizco al personal. Si veis a una chica de color azul sabréis que lleva este sujetador, ya que como más apretados se llevan más resultado dan y menos posibilidades de respirar tienes.
-LOS SOCIABLES: Son esos sujetadores tan “majos” que siempre asoman para saludar. No suelen ser de colores discretos.
-LOS DE LA ABUELA: Tirantes gruesos y cero sexuales. Son el cinturón de castidad en el mundo de los sujetadores primos hermanos de las braga faja. Mejor si son de color carne.
-LOS COCOS: Buen invento para llevar sujetador con vestidos con la espalda al aire pero cuando sudas se te despegan, resbalan por la tripa y caen desmayados en el suelo para acabarte de humillar.
-LOS LENCEROS: finos, caros, elegantes, guardados en el cajón esperando esa ocasión especial que no llega. Todas las actuaciones se las lleva el SUPER PUSH UP.

Aunque cada día hay más operadas que van sin sujetador, o algunas mujeres que los queman para reivindicar algunos derechos, esperemos que duréis 100 años más, y que los hombres aprendan a desabrocharlos a la primera.

Estilista y fotógrafa: MI MADRE. Si, lo de la locura viene de familia.

IMG_0763.PNG

 

Anuncios

6 comentarios en “Oda al sujetador

  1. Que chulo. Tienes historias para todo. Muy entretenido. Yo tengo q ir a por un push up y un conjunto de lenceria cara. Lo malo de la lenceria cara es que no puede ir sola. Pide de ropa cara, manicura, pedicura, peluqueria… la manicura de un buen bolso, un monedero de piel q no se descascarille a los dos dias y claro.. unos buenos zapatos de tacon. El pintalabios no puede faltar y ya que estamos asi de estupendas tb acabas poniendote un buen rimel. Ay!! Y claro asi de mona tienes q terminar de mostrar tu poderio con unos fantasticos pendientes que si te lo puedes permitir no està de mas que sean de oro.. discretos y con brillantito o de aro visibles. En fin… lo bueno esque si me pongo fina no me van las cadenas aunque una pulserita… esto es lo que llaman el alter ego?? Bueno hasta que ahorre un poquito probaré con el push up. Jajajaja que ir de loba sedienta es mas barato

    Le gusta a 1 persona

      • jajjajajaja que lo bueno está en el interior está claro. Eso ya lo traemos de fábrica!. Pero si la lencería da rienda suelta a la divina que llevas dentro…. en fin… todas llevamos una divina dentro y cuando la divina ruge… el asfalto tiembla. jajaj por lo menos mientras te dura el subidón. 😉

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s